OCASO.Octavo Capítulo.

¡NO PUEDO CREER QUE MI MADRE SE ATREVIERA A HACERME ESTO!
El lunes siguiente, tuve mi respuesta.
Cuando mi séquito y yo llegamos a la segunda clase, el profesor de Literatura no estaba en el aula. Justín se sentó a mi lado como siempre. Su cara menos llena de acné debido a las cremas que le había regalado, María no estaba en esta clase pero siempre me acompañaba hasta la puerta y me dijo que nos veríamos pronto cuando ella partió hacia Biología.
El director se presentó en unos minutos, anunciándonos que el profesor había recibido una herencia de una familiar que ni siquiera había conocido y había renunciado para irse a vivir a Hawai, el sueño de toda su vida. Milagrosamente había encontrado a una excelente profesora de Literatura que iba a sustituir de inmediato al profesor y que era de hecho una antigua alumna de la escuela. Y me miró de manera…extraña.
Y de repente… mi mundo se puso negro, sentí que la cabeza me daba vueltas y creo; que si no hubiera sido tan solo mitad humana, me habría desmayado.
Mi madre entró por la puerta.
Bella estaba usando una vestimenta bastante conservadora una falda estrecha que le cubría las rodillas color marrón, una blusa azul profundo de mangas largas, con el pelo en un moño alto y unos lentes, seguro para lucir algo mayor.
—Esta es nuestra nueva profesora Isabella Cullen.
—Buenos dias, alumnos.
Todos me miraron.
— ¿Esa no es tu tía, Reneesme?
Me dijo Justin.Yo estaba con la boca abierta, no me salía la voz.
—Hola Reneesme, como si imaginaran por mi apellido, soy la tía de Reneesme pero yo me considero su madre.
¡Mi mama era mi maestra en la escuela!
Ni siquiera mis poderes me salvaron de las risitas entre los alumnos y vi que algunos estaban un poco menos cerca de mí.
¡Me quiero morir! Odio la secundaria.
No podía creerlo. No solo mi madre se pasó la clase completa hablándome como si estuviéramos en casa: siéntate más derecha, pon el libro así, ¿Ese es amigo tuyo? ¡Preséntamelo!… Sino que también, se sentó conmigo en la cafetería a la hora del almuerzo, lo cual ahuyentó a todos mis amigos.
—Por favor Ma… Bella. Te juro que no vuelvo a engañarlos más, haré mis tareas las tareas de todos pero por favor vete.
—No te creo Reneesme. Mi padre tiene razón estás demasiado malcriada, una lección de humildad no te caerá nada mal.
Y se tragó el trozo de una manzana de la manera más natural. Vi a Leah sentada a lo lejos y pude ver como no se aguantaba la risa. Ella estaba con los de último año que hasta ayer se sentaban conmigo también, por que mi deslumbramiento era tan fuerte que no les importaba que yo estuviera en primer año y ahora me rehuían.
Me pasé el resto de ese mes suplicándole a Bella que dejara de dar clases. Le rogué a mi padre tambien, pero al parecer el estaba mas enojado, o mas divertido con el plan de Bella, de lo que yo creía con todo lo que había hecho y no cedió ni un centímetro.
No solo ahora tenía que hacer mis aburridas tareas, sino que mi vida social estaba arruinada.
Trate de dejar de hablarles a todos en la casa para ver si me ayudaban a convencer a Bella, pero los vampiros tienen más paciencia de lo que creía, y yo tenía menos para no hablarle a mi familia. Le pedí ayuda a Seth pero el me dijo que Bella hacia lo correcto.
—¿Pensé que eras mi amigo? Le dije enfadada.
—Por que soy tu amigo te digo la verdad. No le entiendes ahora Reneesme pero eres bella, inteligente y con superpoderes, si te acostumbras al camino fácil, puedes llegar a convertirte en una persona malvada, y yo… no podría soportarlo.
Me lo dijo de una forma tan triste y seria que por un momento sentí que le había hecho mas daño de lo que creia con mis jueguitos, lo había…decepcionado. Lo abracé casi sin darme cuenta.
—Seth, yo….
Jacob llegó en ese momento y yo me aparté de Seth, el es como un hermano para mi y Jacob lo sabe, pero pensé que no era apropiado que no viera abrazados, por alguna razón.
El único que me entendía era Jacob con el que lloraba a moco tendido por la vergüenza que pasaba en la escuela.
—No te preocupes Nessie, solo serán unos meses hasta que termine el año, nunca volverás a ver a esos chicos.
Esto no me consolaba demasiado pero por lo menos en la reservación mi madre de dejaba en paz.
Ahora, ir al instituto era un fastidio. Sobre todo durante la clase de literatura. Por lo menos hoy iba a ser más entretenida con mi madre tratando Charles Dickens.
Un chico nuevo llego el miércoles de esa semana. Venía de Arizona en donde mi madre se crió, seria interesante conocerlo. Era rubio, atlético, alto y bronceado. Me imagino que era apuesto porque a las chicas se les fueron los ojos detrás de él. A mi no me parecía la gran cosa, debe ser que no es mi tipo. A mi me gustan morenitos y de cabello obscuro obviamente.
Mi madre leyó el nombre:
—Jonathan Weasley
—Jon. Corrigió él al sentarse a mi lado.
Yo estaba garabateando en mi cuaderno, ausente, sufriendo por mi estado de paria en la escuela; cuando sentí de pronto, la presencia de mi madre cerca. Ella se había levantado, me estaba dando le espalda y se había acercado a Jon, le decía:
—Sr. Weasley, ¿Podría ayudarme a buscar unos libros a mi auto?
Sonaba… seductora, como la voz que usaba con mi padre. ¡¿Estaba coqueteando con un alumno!? No podía creerlo, debí de haber oído mal. Sin voltear me dijo:
—Reneesme, ocúpate de la clase mientras el Sr. Weasley y yo…buscamos algo.
Note que se había soltado el pelo y los lentes estaban en el escritorio del frente.
¿Que diablos le estaba pasando a Bella?
—Mam…Bell… Señora Cullen. No creo que pueda hacerlo
— ¡Te lo ordeno!
Casi me gritó, y ahí sentí un tono de rabia en los acentos de su voz; pero también, había algo más; algo… siniestro.
Y aunque fue rápido y de reojo, pude ver cuando cruzo el umbral escoltando a Jon que sus ojos antes color ámbar; se habían tornado negros….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 894 seguidores