OCASO.Decimotercer Capítulo

PLATICA
Ya estaba mas o menos acostumbrada a ver a mi madre en la escuela. Solía fantasear que al verme portandome bien, siendo responsable con mis poderes y haciendo mi tarea ella un dia no iba a regresar y yo podia intentar reconquistar, por las buenas, algo de mi antigua popularidad. Pero no, ella estaba muy contenta siendo maestra. Hasta hablaba mas con Renee acerca de la enseñanza.
Yo no conocía a mi abuela, personalmente, pero Bella siempre estaba en contacto con ella, se mandaban regalos, se llamaban y se escribian a menudo. No se como la abuela no se daba cuenta que algo pasaba. Bella la mantenía alejada haciendo siempre planes de visitarla, ultimando detalles “pasame a recoger al aerouperto a tal hora, guardame un poco de tus enchiladas que me encantan” y al ultimo momento inventaba una excusa y nunca ibamos. Desde la bancarrota de alguna empresa en la que teniamos todos nuestros ahorros invertidos, haciendo imposible gastar un billete mas en pasajes, hasta enfermedades de todo tipo. Haciendo lo mismo con ella cuando queria venir a visitar, teniamos un viaje largo al Caribe, o había que darle terapia a algunos de los familiares en Europa. Creo que entre todos seriamos estadisticamente la familia con mas enfermedades crónicas de la historia. Esme tenia Lupus, Rosalie, Osteoartritis, Alice tenia Epilepsia, y creo que Bella nunca se recuperó del todo de la enfermedad tropical de la que se contagió en su luna de miel y tenía que ir a una clinica especializada en Europa cada vez que Renee quería venir. Alice estaba encargada tambien de vigilar sus decisiones para asegurarse que no nos cayera de sorpresa.
—Parece que los Cullen son la familia con peor suerte del mundo. —Dijo un día exasperada. Colgando el telefono abruptamente.
Bella no era feliz con esto pero ella lo hacia por protección. Por lo menos le habian contado de mi.
Bella se habia tomado unas cuantas fotos cuando estaba embarazada y le enviaba fotos de su nieta a Renee, las mismas que Alice me tomó cuando era pequeña. Claro, Renee suponia que tenia siete años y Emmet habia aprendido fotoshop para cambiar la ropa a las fotos y el paisaje para que no se diera cuenta. A veces pedía hablar conmigo pero mi madre le había dicho que tenia problemas del habla y estaba en tratamiento.
El plan era que cuando pareciera de diez y siete la iba a poder ir a visitar, por unos cuantos años hasta que yo tambien comenzara a enfermarme, cuando ya no pudiera fingir la edad. En fin no veia el día de poder visitar Jacksonville. Conocer a Phil y a Renee. A todos nos daba tanta pena que ella no pudiera disfrutar de la alegría de tener una gran familia como la nuestra.
Lo bueno es que Renee seguro no se acordaba de Jacob asi que los dos podriamos ir de visita sin que ella se diera cuenta, de que mi Jacob y el Jacob amigo de mi madre eran la misma persona.
Mi madre y yo llegamos en el Volvo, hoy Esme era la que estaba vigilando, ya que Edward iba a hablar con Jacob, como me dijo. Me hubiera gustado advertirle pero no me tomó el telefono esa noche. Seguro estaba cansado o algo asi.
—Hey princesa. —Era Leah por supuesto—Quiero hablar contigo.
Miró a mi madre.
—A solas.
— Buenos dias Leah. Te veo en clases Reneesme.—Me dijo agarrandome la mano y se fue.
—!Wow! pensé que estarias de mejor humor despues de tu cita…¿Como te fue por cierto? No pude evitar preguntar. Ella me miró extrañada.
—¿Pero Jacob no te contó?
No entendí, Jacob no tenía nada que ver con la cita de Leah.
—De verdad que tienen problemas ustedes.—Me miró Leah, por primera vez con cierta… ¿Pena?
—Jacob y yo no tenemos ningun problema, ¿De que hablas?
Leah se rió. Una carcajada burlona y chocante. Luego se compuso.
—Bueno no es que me importe. Pero si los problemas que tienen tú y Jacob van a hacer que el me arruine la relación con Jon, mejor resuelvanlos.
—¿Que? ¿No te entiendo?
Leah suspiró exagerada. Me agarró por un brazo y me llevó detras de la escuela.
—Jacob anoche me esperó despierto. Una cosa que ni Sue hace. A estas alturas tengo suficiente edad como para llegar a casa a la hora que quiera. Y cuando Jon me fue a dejar a la puerta, como todo un caballero. Jacob nos interrumpió.
—¿Que?!
—Estaba sentado en el porche y se presento como mi hermano mayor, que risa. Le hizo todo el numerito de padre sobreprotector a Jon. Que cuales eran sus intenciones y toda la cosa..
—!Wow! Creo que juntarse con Edward lo ha afectado mas de la cuenta…
—Yo estaba como alma que lleva el diablo y si no fuera porque Jon se muere de un infarto si nos ve transformandonos en lobos, le hubiera dado una buena paliza, por metiche.
—Y se la hubiera ganado. —Le dije yo, no se de donde salió eso pero Jacob se habia pasado, pensé que el queria a Leah, ¿Como iba a molestarse que ella tuviera el chance de ser feliz aunque fuera con un carapalida? Leah se rió de mi aprobación.
—Bueno somos chicas las dos, esto es algo que a ninguna le gusta, tener un padre sobreprotector es un fastidio, y que te lea la mente para colmo… —Ahi viré los ojos. Leah sonrío divertida.
—Lo único que salvó a Jacob fue que Jon le contestó a sus preguntas serenamente y en un descuido me guiñó el ojo. Parece que no le dio importancia y de hecho despues de irse me llamó por telefono para que hablaramos, un rato mas.
—Debes gustarle mucho. Le dije a Leah esta al parecer la suavizó un poco, entonces recorde su acusación. —Pero ¿Por qué me acusas a mi?
—Bueno eso fue Jon. Yo no se mucho de esas cosas pero él fue quien me dio la idea de que algo les estaba pasando.
Por un momento me asusté.
—¿Jon sabe de Jacob y de mi?! ¿Pero como?!
—No boba, cuando le pedi disculpas a Jon por el comportamiento de “mi hermano”. El me dijo que mi hermano necesitaba una novia, le contesté que ya tenía una y el me dijo que entonces su novia, o sea tú, y él estaban teniendo problemas.
—Oh.
No dije mas, creo que todo tenía que ver con mi falta de desarrollo y me imagino que es parte del problema. Quizas mi Jacob este celoso de que todo el mundo tiene una relación normal y el y yo estamos “atascados”. Pero eso no es posible, por lo que se todo los que impriman solo necesitan que sus imprimados esten seguros y felices y yo lo estaba. ¿Por que Jacob no era feliz entonces? Algo estaba haciendo mal.
—Bueno ve a ver como controlas a Jacob. Jon no se molestó pero no estoy dispuesta a permitir estas escenitas.
—Leah, ¿Por que te gusta tanto este chico? Apenas lo conoces y ya estas dispuesta a pelearte con tu lider y mejor amigo de años por él.
—No entiendes ¿Verdad?….—Se mordió los labios—. ¿Como podrías? Jon, y si no él, otro que no sea de la tribu son mi unica oportunidad para ser feliz, yo se que nunca voy a imprintar.
—¿Como puedes estar tan segura?
—Piensalo princesa. El dolor que Jacob sentía por no poder estar con tu madre era muy parecido al mío por Sam. Y cuando el imprintó contigo, su sufrimiento terminó. Cuando Emily anunció que estaba embarazada, me pasé esos nueve meses esperando una señal, una atracción, cualquier aviso de que yo, la muy tonta…—las lagrimas corrieron por sus mejillas—Me ilusioné con la idea de que el pequeño de ambos iba a ser mi imprintado. No sabes lo duro…
La voz se le quebró. Se limpió las lagrimas Y sin decir mas se fue.
Me pasé todo la tarde pensando en el asunto. Leah había sufrido mucho, demasiado, cuanto deseaba que fuera feliz, que encontrara a un hombre que la adorara como ella merecia. Hubiera pensado en alguien como mi Jacob pero él no era feliz tampoco, lo que Jon decía era verdad. No estabamos bien. Me pregunté si Seth sabia algo del asunto, el y Jacob estaban juntos todo el tiempo, desde que Embry imprimó ya no eran tan unidos y Seth se había convertido en su sombra. Seth no habia imprimado todavia y quiera Dios que nunca lo haga, no quisiera que nuestra amistad cambiara asi y el dejara de visitar la casa. Lo extrañaría de veras.
Le pedí a Bella que me dejara en la reservación, desde que había pasado lo de Jon iba directo a casa y ahi veia a Jacob pero tenía la sospecha que lo que sea que hubiera hablado con mi padre no me lo iba a contar en su presencia, y Edward seguramente no me lo iba a decir por respeto a él.
Bella solo saludó un momento a Billy, conversaron de la escuela, del clima y cosas banales y luego se fue. Generalmente Jacob me llevaba a casa en su Rabbit, asi que no habia necesidad de que la llamara y en la reservación habia suficientes chaperones como para que no se preocuparan de que nos dejaran solos. Ironicamente Jacob y yo no teniamos ningun deseo de hacer algo indebido y estaba empezando a entender que ese era precisamente el problema.
Recuerdo cuando tenía….bueno cuando parecia tener entre trece y catorce años y mi madre me explicó que no tenia periodo menstrual y que eso queria decir que probablemente no podría tener hijos. Leah siempre mencionaba esto como posible causa de su falta de imprintación, que irónico seria que sufrieramos ambas el mismo destino. Todos trataron de consolarme pero realmente no veia la perdida. Había crecido entre familia que no era biologica y siempre pensé que podriamos adoptar, claro esto desafiaba la idea de la imprintacion para asegurar que el gen de los lobos se transmitiera a la siguiente generación. La verdad Jacob me dijo que no se los contaramos a nadie todavía, quien sabe si como soy mitad vampiro no me hiciera falta tener periodos para procrear, así que solo el y Seth lo sabian. Ambos me prohibieron terminantemente comentarselo a Leah.
—Dios sabe que ya tiene bastante con pensar que no ha imprimado por la misma razon, si se entera que en tu caso no pasó lo mismo, no se como lo tomaría.
Me dijo Seth muy preocupado. Y ahora entiendo por que, se siente fatal no sentirse una mujer completa.
Jacob atravesó la puerta, me miró un segundo y se dio la vuelta. No se si queria que lo siguiera pero lo hice. Llegamos a la orilla del río, nos sentamos debajo de unos arboles para que la lluvia no nos cayera. A ninguno nos molestaba el agua, pero la ropa mojada en mi piel se sentia incomoda, toda fria y húmeda, asi que evitaba que me cayera en la medida de lo posible. Estuvimos en silencio un rato largo.
—¿No me vas a decir que te dijo mi padre?
Jacob se cubrió la cara con las manos.
—Tu padre y yo tuvimos “La platica”
—Oooohhhh.
Solo atiné a decir, lo segui mirando para presionarlo para que me diera detalles.
—Es la cosa mas embarazosa que me ha pasado. ¿Recuerdas ese sueño clásico de las peliculas que uno sueña que va desnudo a la clase?
—¿Te sentiste asi?
—!NO! Hubiera querido sentirme así. Eso hubiera sido veinte veces mejor.—Suspiró. —Pero supongo que era necesario.
—¿Por qué lo dices?
—Porque él tiene razón. Nos tratamos como hermanos y no como novios. A estas alturas de juego las cosas debieran ser diferentes, tu nunca te has enamorado pero yo si, y esto no es normal.
—¿Crees que haya algo malo conmigo, Jacob?
—No digas eso Nessie. Traté de hablar con los ancianos pero la verdad nunca habia habido una imprintacion con una mitad…vampiro asi que no sabemos que puede implicar. De hecho Quil imprintando en Claire los tomó de sorpresa. Edward me sugirió que dejaramos de vernos en la casa y que trataramos de hacer cosas más de novios…Asi que…¿Quieres ir al cine el viernes?
—¿Eh? ¿Edward te dijo eso?
Me sorprendió que a mi sobreprotector-vampiro-lector-de-mentes-padre se le hubiera ocurrido esta idea. Esto debe preocuparle mucho.
La verdad nunca habia ido al cine con Jacob, habiamos visto peliculas en la superpantalla de la casa y hecho palomitas, que yo no comía por supuesto. ¿Pero al cine? supongo que seria interesante…
—Si claro.
—Te invitaría a cenar pero se que eso no te pareceria buena idea.
Me dijo dandome un golpecito en el brazo. Me alegraba verlo contento, por lo menos lo que nos faltara no le quitaba su buen humor.
Seth se apareció unos minutos, parecia que estaba caminando solo. No se porque pero siempre me parecia triste y pensativo en los ultimos meses. No sabía que le preocupaba la verdad, ya solucionamos lo de la medicina. A lo mejor son ideas mias. Reté a Jacob a una carrera para alcanzar a Seth. Ambos lo molestamos y nos pusimos a correr bajo la lluvia, hasta habia olvidado lo mucho que detestaba la humedad y Seth se veia contento de nuevo.
Cuando llegué a la casa encontré a mis padres haciendo llamadas y reservaciones.
—¿Se van de viaje?
—Si, la proxima semana es la pausa de Primavera nos vamos de segunda Luna de Miel para la isla de la abuela. Isla Esme. —Me dijo mi madre sonriendo.
—Si ya recuerdo, pensé que no estaban seguros. ¿Que les hizo cambiar de opinion?
Mi padre y mi madre se miraron. Mi padre le hizo una seña a mi madre al parecer quería que ella me hablara, pero ella se marchó de la habitación de repente dejandonos solos.
—Al parecer me tocará a mi. —Dijo sarcásticamente— Bueno Reneesme, resulta que hace tiempo queriamos hacer este viaje pero no queriamos dejarte sola.
—¿Sola? Si esta casa esta siempre llena de vampiros…Oh espera. ¿Sola con Jacob verdad?
—Disculpa.
—Oh como me alegra que nuestros problemas les favorezcan.
Le dije muy molesta y me fui a mi habitación. No había terminado de sentarme en la cama cuando mi padre estaba a mi lado.
—Perdón Reneesme, se que suena egoista pero tienes que entenderme. Cuando todavia no habias nacido Jacob y yo teniamos una relación muy…diferente. Tu madre no lo recuerda tan vividamente porque eso es parte de su vida humana pero yo si. Jacob tenia…pensamientos acerca de tu madre que eran muy…intensos. Todos estos años me ha estado torturando la idea, de que un día tuviera que lidiar, con que él empezara a pensar en ti de esa manera tambien. Aunque no me alegro de las molestias que les causa, no puedo negar que es un alivio saber que ese día no esta cerca todavía, si es que….—Ahi se detuvo pero sabía como iba a terminar la frase.
—Si es que llega.
—Perdon mi amor, cuando hablé con Jacob me di cuenta de que hasta que vio a Leah saliendo con el chico de la escuela, ni siquiera se habia percatado de que una parte de su relación no estaba completa.
—Se que hay algo que esta mal en mi. Lo sé desde que me enteré que no tenia periodos, como Leah no puedo darle hijos a Jacob y es por eso que el nunca me va a ver a si. ¿Verdad?
Le dije a mi padre y me puse a gemir. En ese momento mi madre apareció en el umbral. Generalmente mis lagrimas eran como llamadas telepáticas y no importara donde estuviera aparecía para consolarme. Se sentó en mi cama y comenzó a peinar mi cabello con sus dedos.
—No digas eso, hija mía. Edward, dile tu teoría.
—Pero es solo una idea, necesito investigar mas.
—No importa, a mi me parece que tiene mucho sentido.Y creo que Reneesme la necesita escuchar ahora mas que nunca.
—¿Teoria? —Le dije serenándome un poco.
—Bueno Jacob y los demas asumieron que la impritación era la manera de pasar el gen de los lobos. Pero yo que he visto la interacción de los lobos desde afuera, como una red neural, he notado que las imprintadas han sido en su mayoria de la aldea Makah o de familias que no estaban totalmente vinculadas a los poderes ocultos de la tribu.
—¿Y eso que?
— Tu padre piensa que la imprintación es para lograr alianzas mas fuertes.—Me dijo Bella— Los Makah y los Quilletes se han unido más despues de que Emily, Claire y Claudia fueron imprintadas y los mismos Quilletes han fortalecido la aldea, imprintando en Rachel y Kim.
—Según las historias, la primera transformación de los lobos hace siglos, no fue por vampiros u otra amenaza externa sino por una traición interna, una que casi destruye a los Quilletes y a las demas tribus cercanas. Tiene sentido que se imprima en la persona que pueda crear la mejor alianza, ya que los lobos no pueden matar a una imprintada ni a nadie de su familia.
Bella tenía razón. Eso me hacía sentir un poco mejor, despues de todo es cierto que los lobos estaban dispuestos a atacar a los Cullen por mi causa. Si Jacob no hubiera imprimado en mi, hubiera habido una tragedia de la cual mis dos familias no hubieran salido sin perdidas y luego los Volturi hubieran acabado con el resto.
—Pero ¿Y lo demas? Obviamente Jacob comprende ahora un poco mejor que tenemos que hacer algo para que nuestra relación vaya a una siguiente etapa.
—Bueno Reneesme. Otra de las razones por la cual nos vamos es para que tú y Jacob puedan estar a solas, sin lectores de mente. —Me dijo mi madre guiñandome el ojo—Edward y yo estamos de acuerdo, que para Jacob debe ser muy incomodo verte como algo más que una hermana, cuando esta todo el tiempo consciente de que Edward lo está vigilando. Y el como buen terapista de parejas sabe que tengo razón.
Mi madre le sonrió a Edward. Mi padre viró los ojos y eso me hizo reir.
—Si pero le hice jurar por su sangre de Alpha que si las cosas siguen su camino…normal el te va a respetar hasta que esten debidamente casados. Se que es totalmente anticuado…— Dijo mirando a Bella sonriendo picaramente. A lo cual mi madre respondió.
—No, anticuado no…Romántico. Digamos una tradición Cullen.
Por supuesto despues sus melcochosas palabras se dieron un respectivo beso, cuanto me molestaban estas demostraciones de afecto en mi presencia. Bueno eso decia en voz alta una parte de mi se preguntaba acerca de que exactamente me estaba perdiendo. Todos los demas en la casa tenian pareja, las chicas del instituto ya las habían besado, y hasta Leah estaba saliendo con alguien, debe sentirse bien tener una relación romántica si todo el mundo busca una.
—Pero cuando volvamos—Me dijo una vez que detuvieron sus demostraciones de afecto—Hablaremos de tus… opciones.
Iba a abrir la boca para preguntar a que se referia, pero el levantó un dedo y me detuvo, señal inequivoca que era inutil intentarlo.
Mis padres me dejaron sola y me tiré a la cama muerta de cansancio, la carrera y la lluvia me habian dejado exhausta. Durmiendo tuve toda clases de sueños extraños, Jacob y Seth peleandose de verdad, Leah pegandome, estaba atada nada podia hacer. Llamaba a mis padres y mi familia pero solo habia obscuridad. Y de repente cuando aparecieron mi madre no era ella misma, tenia los ojos rojos y Jon estaba tirado en el suelo desangrandose. Muerto.
Desperté muy agitada y mis padres me consolaron y me cantaron hasta que me quedé dormida de nuevo. Me sentía en paz y segura. Cuando desperté todavia estaban ahi, se habian quedado conmigo toda la noche como cuando era mas pequeña.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 894 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: