OCASO. Vigésimo Cuarto Capitulo


Para este capitulo muy especial me parece apropiada la canción Let me sign. Cantada por Rob. Disfrutenla aqui!

MEMORIA
Nunca me había detenido a pensar en no tener a mi familia, perder a mis padres Edward y Bella, a mis tias Alice y Rosalie, mis tios Jasper y Emmet y mis dulces abuelos: Carlisle, Esme y Charlie, hasta Sue que nunca le gustó que la llamara abuela.
Me hubiera gustado conocer a Renee y a Phil tambien, y decirle adios a Seth, Leah y a Jacob de una mejor manera, pero todo sucedio tan pronto.
Ella con los ojos inyectados en la sangre de todas sus humanas victimas, no iba a matarte, aunque hubiera querido que lo hiciera, lo que Aro tenia preparado para nosotros seguro era peor que la muerte.
La vampira me miró con ojos de odio, no podia imaginar que hace poco tiempo atras era la persona que más me habia amado.
Se acercó hacia mi y me dió una bofetada que me nubló los sentidos y antes de desmayarme solo pude ver algunos de los cabellos bronze de mi padre entre sus dedos.
¡Por los cielos! ¡¿Que le había hecho a Edward?!
Me desperté supongo que unas horas despues, la boca me sangraba todavía al parecer la herida era mas profunda de lo que pensaba. Vi una figura pálida en el suelo, casi desnuda, con los pantalones hechos jirones.
—!Papá! , ¡Papá! ¿Como estas? ¿Que te hizo mamá?
Mi padre se dio la vuelta. Dios estaba hecho casi polvo, vi su cabello revuelto y sus extremidades torcidas en formas inhumanas. Me di cuenta que estaba libre yo tambien y fui auxiliarlo. Mis lagrimas caian, no podia parar de llorar. Le enderezé la pierna lastimada. Gracias a Dios que era lo suficientemente fuerte y sabia mucho de anatomia.
—¿Como te sientes papi?— El me sonrió, casi sin fuerzas.
—Hacia mucho que no me decias papi. —Y tocó mis mejillas para secar mis lagrimas.
—¿Te duele mucho? Le dije mientras colocaba sus dedos torcidos en la posicion que debian estar.
—Estoy bien Reneesme, mejor que bien. Sabes que nunca voy a estar mal ahora que se que Bella esta viva.
—Si lo se.
A pesar del dolor y los golpes yo entendia, mi madre con vida nos daba esperanza.
—¿Pero como la vamos a recuperar?
—Nunca la perdimos del todo Reneesme. Creo que Aro se confió mucho de su nuevo cientifico y subestimó los poderes de Bella.
—No entiendo, mira como te tiene.— Su cuello estaba en una posicion que hubiera matado a un humano al instante, se lo enderece.
—Quizas no lo hayas notada, pero yo conozco a tu madre, ella todavia siente esa atracción por mi que nos unió desde hace casi diez años.
—Pero ella te odia.
—Lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia. Tu deberías saberlo con lo de Seth y Jacob.
Al parecer mi padre habia tenido tiempo para leerme la mente.
—Si …pero eso no nos sirve, si ella te mata por accidente.
—¿Por que crees que Aro no la deja estar sola con nosotros? El puede sentir nuestro lazo. Marcus seguro le advirtió. Aun cuando ella sienta tanta rabia la he visto, no esta luchando con todo, duda, se contiene y si te fijas no me ha hecho ningun daño permanente. Conversé con ella y creo que la estoy haciendo dudar, un poco de tiempo mas y estoy seguro que la puedo convencer de que le han mentido acerca de nuestra relación…
Se detuvo un momento, se sento usando la pared para apoyar su espalda, frunciendo el seño.
—¿Que pasa?
—Me dijo algo que me confundió. Nahuel la esta ayudando a…visitarme. Le dijo que el se encargaria de avisarle si Aro o la guardia Volturi venian. Segun lo que le saque el ha sido muy amable con ella, desde que llegó.
—No me extraña seguro quiere ganarse a su futura suegra…—La palabra me hacia revolver el estomago.
—Puede ser, pero hacer eso por encima de la cabeza de Aro…me parece extraño debe tener sus propios planes. Ademas hay otra cosa. Nahuel la ayuda a cazar. Y Bella para nuestra paz mental, no esta tomando victimas humanas a la ligera. Asecha y sigue a criminales personas que estan a punto de matar a alguien.
Era un alivio saber que Bella no estaba totalmente perdida. Habia desarrollado la misma conciencia que mi padre hacia tantos años. Matar a un humano era horrible pero matar a uno inocente…no habia palabras para expresar lo espantoso de la idea. Pero por que Nahuel…
—¿Eso si me parece extraño? Crees que Nahuel tenga algo de conciencia?
—Puede ser, pero tenemos que salvar a tu madre primero antes de nada. Estoy seguro que con un poco mas de contacto, ella podria recordar algo. Solo un pequeño recuerdo seria suficiente para que ella atara los cabos. Y se como lograrlo.
Yo no estaba tan confiada. Nuestra Bella nunca se hubiera atrevido a lastimar a Edward asi. ¿Y si se equivocaba? No podia ni imaginar perder a mi padre luego de haberlo recuperado.
—¿Tienes algún plan?
Edward me miró inseguro, lo que sea que iba a sugerir no me iba a gustar.
—Si tengo uno, pero tienes que tener confianza en mi y en nuestro amor, el de Bella y mío. Se levantó para terminar de acomodar sus articulaciones rotas y torcidas.
—¿Que vas a hacer papá?
—¿Recuerdas la nana de tu madre?
—Claro.
—Ayudame a cantarla.
Empezamos a tararearla bajito primero para asegurarnos que estabamos en sincronia luego, lo mas alto que pudimos. Debia ser para atraer su atención. Donde sea que estuviera ella tenía que conocer esta cancion, ella tenía que venir, aunque sea para callarnos.
No habia pasado una hora cuando la oimos venir.
—¡CALLENSE!! Odio esa melodía. ¿Que crees que estan haciendo?!
Abrió nuestra reja. Y entró ni siquiera se molestó en cerrarla de nuevo. ¿Quizas podiamos escapar? Pero yo no me imaginaba irme sin Bella, aunque hubiera que arrastrarla.
—Bella…—Empezó mi padre, mi madre a velocidad vampirica le se le acercó pateando la pierna recien reparada por mí.
—!Mi nombre es Liz! —Sin hacer caso del dolor, mi padre le contestó.
—Liz es una derivación de Elizabeth, tu nombre es Bella. ¿Sabes quien era Elizabeth?— Bella pareció confundida, se detuvo observandolo, buscando en su memoria.
—Elizabeth era mi madre humana. ¿Crees que te hubieras puesto el nombre de mi madre si realmente me odiaras?—Se acercó despacio, midiendo la distancia entre ambos.
—En el fondo tu me amas y me conoces y sabes que algo no esta bien, puedes sentirlo, una perdida en tu cerebro algo que no encaja bien.
Bella por un momento miró confundida a mi padre, luego a mi. Edward aprovecho para tocarle el rostro, un toque ligero con la punta de su dedo en su pomulo izquierdo. La vi estremecerse. Bajó la cabeza y se tocó la frente. Pense que esta la podia cambiar.
Pero al levantarla tenia de nuevo la sonrisa maligna que habia aprendido a temer.
—Aro me advirtió que esto pasaría….Es una lastima, quería divertirme mas. —Le dio una patada que lo lanzó al otro lado de la mazmorra. Vi que de un bolsillo de su tunica sacó un encendedor, habia un poco de madera en la esquina y con mucho cuidado los encendió.
—¿Mamá no hagas esto?…Aro te lo prohibió— Me abalancé sobre Edward para protegerlo.
—Aro tambien me dijo que no estaba seguro que mi poder podria protegerme de tus mentiras y que si en algún momento, llegara a sentir que me estabas convenciendo. Estaba en libertad de acabar contigo.
Me pegó una patada en el vientre, que me lanzó lejos de mi padre y me dejó sin aliento.
—Asi que debo decir…¿gracias?
Se rió ironicamente. Edward se levantó a velocidad vampira para asistirme, rapidamente me revisó.
—¿Estas bien, querida?
—¡Detras de tí!!
Bella le enterró un tacón en la espalda. Intentó golpearlo de nuevo pero mi padre le esquivó.
—Recuerda Bella, despues de la clase de biologia te lleve a enfermería por que la sangre te afectaba y te desmayaste, por eso te hice subir a mi coche, estaba preocupado.
Un gancho a la derecha, esquivado.
—Y en nuestro prado recuerda cuando me dijiste que no te importaba que fuera un vampiro…Yo no te obligue a convertirte tu lo decidiste, por eso pasó tanto tiempo desde que nos conocimos hasta que nos casamos.
Le tiró una patada, esta vez si lo alcanzó y lo lanzó al suelo donde lo siguió golpeando.
—Recuerda…cuando me dijiste que me amabas la primera vez que pasé la noche en tu casa y yo te dije: Eres mi vida ahora.
Eso pareció enfurecerla mas, siguió pateandolo y lo estrelló una y otra vez contra las paredes. Pensé en intentar apagar el fuego, apenas podia moverme, el golpe me habia dejado sin aliento y no tenia casi fuerzas poco a poco empece a arrastrarme hasta el, pero no parecia que iba a llegar a tiempo.
Mi padre estaba peor que la ultima vez, caido y desmoronandose. La rabia de mi madre le daba mas fuerza y mi padre se rehusaba a defenderse.
—Recuerda…. nuestro… amor.— Lo tiró de nuevo al suelo y brincó sobre el.
—Recuerda…me. —Lo tomó esta vez por el cuello, y lo alzo en el aire con su puño rodeando su garganta. Ya no tenía fuerzas para pelear. Se acercaba a la hoguera lista para lanzarlo al fuego. Su mirada, maléfica, su sonrisa divertida.
—Recuerda….esto…. —Y con las ultimas fuerzas que le quedaban se aferró al cuello de mi madre y puso sus labios en los de ella. Bella se paralizó, sus ojos entornados se abrieron como platos. Pero sus labios respondieron a los de mi padre por unos segundos…
Lo dejó caer al suelo, los ojos en blanco, la boca abierta, una estatua de asombro.
—¿Edward?! —Le dijo al fin—Edward esposo mio, mi alma gemela, ¿Que te hecho?—Miró hacia donde estaba yo—Dios Reneesme, mi bebe, que les hice a ambos. Por Dios, Oh Dios.
Podía ver como volvia a mi madre a habitar el cuerpo de la vampira, como los recuerdos llegaban en estampida, completando los agujeros de su memoria.
Gimiendo, abrazó a mi padre y extendio su brazo para que me acercara, podia sentir el calor de mi madre dentro de su pecho, otra vez.
Edward estaba feliz, si hubiera podido llorar sus ojos se hubieran llenado de lagrimas, pero no hacia falta porque yo estaba llorando lo suficiente por los tres.
Bella habia vuelto, era una Cullen de nuevo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 894 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: