OCASO. Vigesimo Septimo, y último, capítulo

MUJER
En el avion nos tocó sentarnos en pareja, pero Seth se sento al lado de Leah y Jacob conmigo. Me dolia que Seth no se me acercara y pense que el habia decidido seguir con el plan original de abandonarme para darle lugar a Jacob que fuera feliz. El agujero en mi pecho empezaba a reabrirse, tenia que salir de dudas.
—¿Jacob que pasó? ¿Que decidió Seth?
—Seth no decidió nada, Leah lo hizo.
—¿Leah?— La miré y ella me saludó agitando la mano, con una sonrisa de anuncio de pasta dental, que no era para nada tipica de ella.—No entiendo.
Jacob suspiró largo y profundo, cerró los ojos, apretandoselos con la punta de los dedos.
—Leah tiene una teoria de lo que pasó con Seth y contigo y por supuesto conmigo y ella.
—¿Teoria?
—Segun sus calculos, la razon por la cual estamos tan confundidos es porque tu vas a tener gemelos: una niña y un niño…
—¿QUE?!
—Segun ella todo es lo mismo que con Bella. Tu vas a tener la imprintada de Seth y el imprintado de ella. Por eso estamos enredados en estos confusos sentimientos, Seth cree que esta imprintado de ti, pero es tu material genético lo que lo atrae y es lo que pasa con Leah tambien.
—Oh sea que Leah cree que voy a ser su suegra, por eso me ve con esa cara de alegria…que ya esta empezando a asustarme. —Y ahi estaba Leah todavia mirando, con una cara de felicidad que no le veia desde…bueno nunca. Pero Seth se veia triste.
—¿Eso es lo que Seth ,piensa tambien?
—No creo, yo estuve en su cabeza y lo que siente por ti es mas parecido a lo que siente Sam por Emily que lo que sea que pueda sentir yo por ti.
—¿Pero Leah lo vio tambien, no es asi?
—Leah ve lo que quiere ver, ella no quiere pensar en la idea de que la imprintacion pueda ser superada.
—…Y no la culpo, despues de haber sufrido tanto…—Y era verdad si Sam fue capaz de dejarla, no creo que ella, ni por un segundo imagine que Jacob pueda hacer por ella lo que Sam no pudo. —¿Y tu? ¿Que crees?
Jacob se acercó a mi, tanto que por un momento pense que me iba besar, lo cual no me parecia agradable a estas alturas, pero solo se me acercó al oido.
—Yo amo a Leah…de verdad. Con todo el corazon. Pero ella nunca me va a dar la oportunidad, para ella, un imprintado imaginario es mejor que arriesgarse conmigo.—Puso la cabeza sobre mi hombro y pude sentir su dolor.
Miré hacia donde estaba Seth. Leah por fin se habia dormido pero Seth no, me miraba con ojos cristalizados. ¿Que iba a ser de nosotros ahora? Jacob parecia estar mas triste por lo de Leah que por mi.
—¿Y que vamos a hacer?—Le dije a Jacob.
—Hablar con los ancianos, ellos confirmaran si creen que Leah tiene razon o no.
—¿Y que debo hacer yo… con respecto a Seth? —Le dije bajando la cara, probablemente ruborizada de verguenza. No sabia que iba a hacer si Jacob me prohibia seguir viendolo.
—Reneesme la razon por la que me di cuenta de que no te amo y que amo a Leah es el hecho que no siento celos de ti y de Seth pero ya sea el largirucho o mi imaginario “hijo” no soporto la idea de que Leah este con nadie mas. Lo que tú y Seth hagan realmente no cambia nada entre nosotros. Si me estas pidiendo permiso no tienes, por que. Eres mi imprintada y solo tienes que ser feliz. Es lo unico que cuenta para mi.
No podia creerlo.
—Gracias por entender Jacob—Le dije y le di un beso en la mejilla.
—Pero no lastimes a Leah, ella esta muy ilusionada con su teoria, asi que por favor espera a que hablemos con los ancianos a ver que ellos opinan, se que Seth tambien desea protegerla.
—Lo se, y no te preocupes. Yo tampoco quiero ver a Leah lastimada. Ojala que los ancianos le digan algo que la haga sentir mejor.
Me levanté como si fuera a ir al baño del avion, le hice una seña a Seth para que me siguiera. Jacob se quedó mirando a Leah dormir, totalmente hipnotizado por su placido rostro, vi como le subio la manta para que estuviera mas tibia y retiro un mechon de cabello de su morena frente, Leah se movio un poco y en sus sueños crei haber visto una sonrisa.
Seth me alcanzó en el pasillo. Y yo lo besé rapidamente y él sonrió. No nos dijimos nada, no hacia falta. Por lo pronto tendriamos que ser cuidadosos hasta que los ancianos hablaran con Leah.
Bella y Edward estaban observando con cuidado, vi a mis padres sonreir, al parecer aprobaban a Seth mas de lo que habian hecho con Jacob. No sabia hasta que punto, pero era un consuelo saber que ellos me entendian. Ahora que me sentia una mujer, ver a mis padres tan enamorados me llenaba de orgullo y esperanza. Yo tambien podria tener algo asi con Seth y para siempre.
Los ancianos seguro nos diran que debemos hacer y todo se arreglará, los cuatro tendremos nuestro final feliz…Ahi mi padre frunció el entreceño. Habia olvidado las palabras de Nahuel combatientes…plan. Nuestros problemas no habia terminado.
Nos bajamos en la terminal, el proceso fue rapido, por el poco equipaje. Mis padres y yo nos sentamos en la parte de atras de la van, Jacob conducia y Seth se sentó al otro lado, dejando a Leah en el medio, vi a Jacob agradecerle con la mirada. Leah se ruborizó y se puso a mirar al lado opuesto. Aunque lo negara seguia sintiendo por su futuro “suegro” algo mas que una simple atracción.
Nosotros nos sentamos detras. Edward me abrazó de nuevo.
—Estoy muy orgulloso de ti Reneesme, fuiste muy valiente al tratar de ir a Volterra, si no se hubieras convencido a la familia el plan de Aro hubiero salido como el queria, era solo cuestion de…tiempo antes de que algun Volturi se cruzara con mi aroma y supiera donde estaba. De verdad Reneesme eres toda una mujer ahora.
Mi madre me abrazo por detras dandome un beso en la frente, coronando las palabras de aliento de mi padre. Los demas Cullen me miraban orgullosos tambien, yo estaba tan feliz que me puse a llorar.
Mis padres me abrazaron de nuevo, pero pude sentir una frialdad en su toque, un alejamiento, algo iba a pasar y no me habian dicho, el plan de Aro iba mas alla de solo capturar a los Cullen.
Cuando llegamos a la casa, los Quillete nos recibieron con los brazos abiertos, Seth los habia llamado desde el avion y explicado que Bella y Edward estaban vivos. Emily abrazó a Bella de inmediato y todos los de la manada rodearon a Edward dandole palmadas y haciendo el grito Quillete de bienvenida que hacian para cualquiera de sus hermanos. Nuestra alianza estaba mas fuerte que nunca, ojala que lo de Seth no cause dificultades.
—No se como agradecerles lo que han hecho por nuestra familia, yo pude ver todo…en sus mentes. Y no saben cuanto se los abradecemos, la eternidad no nos bastara para darles las gracias. —Dijo Edward mientras abrazaba a mi madre. Bella tambien le susurro algo a mi padre y este meneo la cabeza.
Entramos a la casa de los abuelos, Jacob se despidió primero. Edward lo entretuvo un momento.
—Jacob necesitamos tener una reunion con todos: Los Quilletes y los Makah. Podrias arreglarlo cuando hablen con ellos acerca de lo de la impritacion? —Mi padre era siempre muy amable pero pude sentir un tono preocupado, debajo de su calma.
—Claro Edward.
—Tan pronto como sea posible for favor.—Le dijo apretandole el hombro. Vi como se dirigió hacia Seth y lo escoltó a traves de la puerta susurrandole algo. Pense que mi padre estaba de acuerdo con Seth pero al parecer debio haber leido algo indebido en su cabeza que no me dejo despedirlo. Creo que no me creen tan madura como yo quisiera.
Mi madre me miro enternecida, acariciandome el pelo.
—Eres una hermosa mujer Reneesme.—Y me abrazó. Nos fuimos a nuestra cabaña y me prepare para dormir, dandome un largo baño caliente, me puse una bata de algodon y me encontre a mis padres sentados en mi cama, cuchicheando sonrientes, al parecer recordaban algo.
—Que pasa? Que hacen aqui?—Mi padre se levantó y beso mi frente con la sonrisa torcida que mi madre amaba, me deseo buenas noches. Y se fue.
Bella se levantó, puso sus manos en su cintura y me dijo.
—Reneesme esta es la ultima vez que entramos a tu habitacion sin tu permiso. Ni siquiera para verte dormir. Creo que estas grande para tener cierta privacidad. Y sonriendo como si estuviera ocultando algo. Me dio un beso en la frente tambien y me abrazo.—Buenas noches querida.
Y sin mas palabras desapareció.
—Wow puedo dormir sola, cuanta confianza. Me dije a mi misma en voz alta, pensando que mis padres iban a volver a tratarme como una niña despues de todo. Nada hay cosas peores, ellos estan aqui y es lo mas importante. De repente un ruido en la ventana me asustó. Pense en llamar a mis padres pero descarte la idea, “La primera vez que te dejamos sola y un ave hace que hagas toda una alharaca” asi nunca me iban a tomar en serio.
Me acerqué con cuidado a la ventana, cuando pudo sentir que era un animal o una persona subiendo por mi ventana. Afortunadamente lo hizo lo suficientemente rapido para que yo lo viera antes de gritar. Mi corazón se aceleró.
—Seth—Le dije y me arroje a sus brazos. Lo bese con toda la fuerza de mi hambre por su piel. Teniamos casi un dia que no nos tocabamos, era doloroso. El parecio sentir lo mismo, cuando me estrechó en sus brazos como no lo habia hecho antes.
—Que haces aqui mi amor? —Le dije entre besos— Edward nos va a sorprender en cualquier momento—Ahi lo bese mas fuerte aprovechando los segundos que debiamos tener antes que mi chapado-a-la-muy-antigua padre lo hechara por la misma ventana que entró.
—Estoy fue de hecho “sugerencia” de Edward.
—¡¿QUE?!—Me detuve en seco.
—Bueno el solo me dijo que cuando estaba saliendo con Bella el solia pasarse las noches con ella en su cuarto para que pudiera dormir bien. Y que creia que tu tambien podias necesitar ayuda extra para dormir…enfasis en dormir, claro. —Me dijo el con una sonrisa picara.
—Asi que era eso…— Dije. Sabia que mis padres hacian esto para que fuera feliz, pero eso significaba que lo que sea que Aro tramaba debia ser peor de lo que me habian dicho. Seth interrumpió el hilo de mi pensamiento tomandome de la mano.
—¿Estas bien?
—Sabes que Edward y Bella nunca permitirian esto si, tuvieramos tiempo para estar juntos.
—Si lo se, pero esa noche no quiero pensar en eso. Ni en la imprintacion, solo por esta noche pensemos que el mundo esta bien y que solo nos espera amor….solo por esta noche?
Me dijo suplicante y yo no podia resister sus ojos morenos, nunca iba poder decirle que no a ese rostro y el tenia razon. Tendremos tiempo para preocuparnos despues.
—Solo por esta noche—Repetí y recostandonos en la cama, seguimos besandonos y durmiendo. Mis padres estaban vivos y Seth estaba conmigo. Lo que sea que viniera lo ibamos a superar porque nos amabamos.
Y antes de caer en el sueño mas dulce, senti sus labios tibios en mi garganta.

Proximamente la continuación: SOL NACIENTE

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ornella
    May 28, 2011 @ 02:56:45

    No lo he leído…. y desde ya me encanta 😛

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 894 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: