Otro Crepúsculo

Este es un poema de un escritor Colombiano que como Rubén Darío tambien perteneció al Modernismo. Tiene el mismo titulo de nuestra amada saga. Y me encanta como trata los cuentos de hadas. Espero que les guste!

CREPUSCULO
Junto de la cuna aún no está encendida
La lámpara tibia que alegra y reposa,
Y se filtra opaca, por entre cortinas,
De la tarde triste la luz azulosa.
Los niños cansados suspenden los juegos:
De la calle vienen extraños ruidos;
En estos momentos, en todos los cuartos.
Se van despertando los duendes dormidos.
La sombra que sube por los cortinajes.
Para los hermosos oyentes pueriles
Se puebla y se llena con los personajes
De los tenebrosos cuentos infantiles.
Flota en ella el pobre Rín Rín Renacuajo,
Corre y huye el triste ratoncito Pérez,
Y la entenebrece la forma del trágico
Barba Azul, que mata sus siete mujeres.
En unas distancias enormes e ignotas,
Que por los rincones enormes suscita,
Andan por los prados el Gato con Botas,
Y el lobo que marcha con Caperucita.
Y, ágil caballero, cruzando la selva,
Do vibra el ladrido fúnebre de un gozque,
A escape tendido va el Príncipe Rubio
A ver a la Hermosa Durmiente del Bosque.
Del infantil grupo se levanta leve,
Argentada y pura una vocecilla
Que comienza: “Entonces se fueron al baile
Y dejaron sola a Cenicientilla;
Se quedó la pobre triste en la cocina,
De llanto, de pena nublados los ojos,
Mirando los juegos extraños que hacían
En las sombras negras los carbones rojos.
Pero vino el hada, que era su madrina,
Le trajo un vestido de encaje y crespones,
Le hizo un coche de oro de una calabaza,
Convirtió en caballos unos seis ratones,
Le dio un ramo enorme de magnolias húmedas
Unos zapatitos de vidrio, brillantes,
Y de un solo golpe de la vara mágica
Las cenizas grises convirtió en diamantes.”
Con atento oído las niñas la escuchan,
Las muñecas duermen en la blanda alfombra,
Medio abandonadas, y en el aposento
La luz disminuye, se aumenta la sombra.
¡Fantásticos cuentos de duendes y hadas
Llenos de paisajes y de sugestiones,
Que abrís a los lejos amplias perspectivas
A las infantiles imaginaciones!
¡Cuentos que nacisteis en ignotos tiempos
Y que vais volando por entre lo obscuro,
Desde los potentes Aryas primitivos,
Hasta las enclenques razas del futuro!
¡Cuentos que repiten sencillas nodrizas
Muy paso a los niños cuando no se duermen
Y que en sí atesoran del sueño poético
El íntimo encanto, la esencia y el germen!
¡Cuentos más durables que las convicciones
De graves filósofos y sabias escuelas,
Y que rodeasteis con vuestras ficciones
Las cunas doradas de las bisabuelas!
¡Fantásticos cuentos de duendes y hadas
Que pobláis los sueños confusos del niño
El tiempo os sepulta por siempre en el alma
Y el hombre os evoca con hondo cariño!

José Asunción Silva

La Princesita del Prendedor

El poeta nicaraguense Ruben Dario es uno de mis favoritos. Tiene una gran variedad de trabajos de todas las indoles, todos de exceletne calidad. Aqui les dejo que un excelente «Cuento de Hadas en verso» de su autoría, que este entre mis favoritos. Disfrutenlo!

LA PRINCESITA DEL PRENDEDOR
(A MARGARITA DEBAYLE)
Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar:
tu acento.
Margarita, te voy a contar
un cuento.

Éste era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha del día
y un rebaño de elefantes,

un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita como tú.

Una tarde la princesa
vió una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla,
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fué la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
mas lo malo es que ella iba
sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
Te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho,
que encendido se te ve?»

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
«Fuí a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad.»

Y el rey clama: «¿No te he dicho
que el azul no hay que tocar?
¡Qué locura! ¡Qué capricho!
El Señor se va a enojar.»

Y dice ella: «No hubo intento;
yo me fuí no sé por qué;
por las olas y en el viento
fuí a la estrella y la corté.»

Y el papá dice enojado:
«Un castigo has de tener:
vuelve al cielo, y lo robado
vas ahora a devolver.»

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas
esa rosa le ofrecí:
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí.»

Viste el rey ropas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

Hablando de Ocasos…


Hay un poema de Amado Nervo que me creo que tiene un mensaje muy bonito acerca de la vida y de como a veces nos quejamos de ella sin recordar que la vida de nadie es facil.
Espero que les guste:

PAZ
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

…Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 898 suscriptores
A %d blogueros les gusta esto: