Sol Naciente. Capitulo II

DELIBERACION

—¡¿QUE?! No mamá, no podemos separarnos. Yo me quedo con ustedes.—Me arrojé a su brazos, rogandole, llorando. Ella me respondio el abrazo y estoy segura que hubiera llorado si hubiera podido. Despedirnos de nuevo ahora que habia apenas sobrevivido a su muerte, no, eso era imposible, no lo resistiría—¡Moriré mamá!
—Reneesme—Sentí los brazos de mi padre rodeandome, poniendo su cara en mi cabeza—Mi pequeña, tienes que vivir por Jacob y Seth. Tienes que irte con los Quillete, y con Charlie y Sue y luego veremos como sacamos de aqui a tus amigos del instituto. Ellos te necesitaran, si fallamos, solo les quedara huir por el mayor tiempo posible, mereces por lo menos un poco tiempo de felicidad si es que nosotros no conseguimos la victoria.
No me lo estaban suavizando. La guerra venía y ellos sabian que era muy probable que no sobrevivieran.
—Pero me necesitan aqui tambien, ¿Sus aliados? Necesitan que yo los convenza de unirse a ustedes, como cuando estaba pequeña¿…recuerdan?
Dije entre sollozos, una parte de mi recordó que si me quedaba Seth y Jacob tendrian que quedarse conmigo. Ahora no me sentia tan segura. Pero no se me ocurria nada mejor que tratar de quedarme y ayudar a mis padres.
¿Por que nuestra felicidad debia ser tan poca?
—Es diferente ahora Reneesme. Lo que vamos a pedir no tiene nada que ver con lo que pasó cuando tu naciste, ellos vinieron solo como testigos y luego decidieron quedarse como guerreros. Fue una decision que tomaron ellos mismos, por que los Volturi estaban haciendo algo injusto y como cualquier ser consciente tenian sed de justicia. Pero esta vez van a luchar por el destino de la humanidad… Una humanidad que hasta ahora solo ha sido alimento para ellos. Es mucho mas probable que se unan a los Volturi a que se alien a nosotros, los vegetarianos.
Tenia razón, esta era la guerra para acabar con todas las guerras, no habia manera de que las cosas se arreglaran con palabras esta vez. Me limpié las lagrimas tratando de empujar la idea de que mis padres y yo no ibamos a estar juntos de nuevo. Que esta vez Aro iba acabar con nosotros.
Sam se calmó lo suficiente para entablar conversacion.
—Pero si es que asi necesitan mas aliados. Nosotros somos protectores de la humanidad tanto como ustedes. —¿No lo probamos cuando luchamos contra los neofitos, hace años?
Jasper tomó la palabra de nuevo.
—No es que no los necesitemos. Pero Los Volturi son diferentes. Ellos no respetan las leyes de la guerra, sus mujeres y sus niños tambien seran cazados y bebidos como muestra de su crueldad.
Sam miró a Emily, ella tenia a su niño cargado en los brazos, puso su mano en su vientre significativamente. No habia notado que estaba crecido. Otro lobezno venia en camino, mas vidas que podrian perderse. Sam miró con mortificación al grupo de Quilletes.
Por un lado los ancianos y mujeres, tristes y preocupadas por la partida y por otro los Quilletes, con la rabia subiendoseles por el cuerpo como hormigas, lamentandose no tener un lugar para pelear contra los enemigos, para cumplir con su mision de proteger a la humanidad. Serenandose miró de nuevo a Jasper.
—Cual es tu plan entonces. Por lo menos dejanos saber. Como tú tambien soy un hombre de guerra y puedo darte alguna idea.
Jasper asintió con la cabeza.
—El plan es sencillo la verdad. Bella nos dio la clave, estando en Volterra por tanto tiempo aprendió mucho acerca de la guardia. Aro tiene un punto debil. Una vampira llamada Chelsea. Ella los mantiene unidos, fieles a Aro. Pero los vampiros no son seguidores, si esta alianza no existiera, seguro hubieran seguido su propio camino en vez de seguir a Aro. Y ahora que saben de otro Coven tan poderoso como ellos no estoy tan seguro que querrian arriesgar su immortalidad por un poder que realmente no es necesario. Los vampiros no son ambiciosos por naturaleza. Mi plan is engañarlos hacerlos creer que estamos luchando contra ellos con ciertas tecnicas que conozco de la guerra vampirica del sur, pero que seguro ellos desconocen. No sobrevivieron muchos que la conocieran y no creo que María se hubiera aliado a alguien y dado la informacion necesaria para vencerlos en su propio terreno. Durante la lucha, Emmet y Rosalie se encargaran de atacar y separar de Aro a Chelsea. No se como la obligaremos a que disuelva los lazos de los Volturi, despues de todo ella tambien es una esclava, separada de Aro podriamos convencerla. Esperamos que por lo menos dejen de pelear contra nosotros durante la confusion y si les damos la oportunidad de escapar, puede que la tomen. El resto es lucha libre cuerpo a cuerpo con los que queden.
—Pero ese es casi a la suerte. Y ni siquiera estan seguros de cuantos vampiros los apoyaran o de como disolver el escudo de Chelsea, si recuerdo bien como funcionan sus poderes aun en distancia su escudo protector y atador seguiría funcionando. Estan hablando de casi un suicidio…
Sam no dijo mas. Yo todavia esta en lagrimas, buscando en mi mente la manera de detener mi partida. No queria irme, esconderme, alejarme de mi familia. Pero por otro lado la vida de Seth y Jacob dependia de la mia tambien. No era justo, era una encrucijada.
Sam cruzó los brazos, desafiante.
—Ustedes no son nuestros amos. Ya que sabemos la situación los Quilletes deliberaremos acerca de su…oferta. Veremos si aceptamos a no.
Los ancianos asintieron con la cabeza. Carlisle intentó decir algo mas, pero Edward puso su mano en su hombro, mirandolo significativamente. Y se calló.
Los Quillete se marcharon. A pesar de la pena de saber que mis padres me querian enviar lejos, y de que nuestra sobrevivencia se deberia a la suerte, la mujer en mi, se concentraba en Seth, en mirar su rostro, sus ojos sus labios. Esta sed de estar con el seguía consumiendome, ahora mas que nunca sabiendo que quizas estos eran nuestros ultimos momentos, juntos.
Casi no escuché a Jacob decirme adios.

Nuevo trailer de Amanecer I!!!

Mirenlo aqui en Yahoo Movies

Ay dios! Que chulo esta!!! Edward esta divino y Bella tan linda, pero tambien palida. Todo demasiado bueno. Que venga la pelicula ya!!!!

Sol Naciente. Fan fic de Reneesme ya crecida, segundo libro. Capitulo I

PETICION

Había pasado una semana desde que habiamos regresado de Volterra. Mis padres estaban muy extraños. No me habian dicho lo que tramaba Aro, pero lo que fuera era grande.
La casa nunca estaba sola, siempre vigilada. Jasper estaba a cargo de organizar la seguridad. Se turnaban para vigilar y mi tia Alice se la pasaba todo el dia sentada, con las piernas cruzadas, los dedos de su manos acariciando sus sienes, vigorosa y rapidadmente. Considerando las decisiones en Volterra. Su cara siempre estaba triste ahora, sabia que sus poderes eran mas faciles de manipular de lo que esperaba, los Volturi habian descubierto su punto debil. Ella buscaba en todas las decisiones pero no sabian quien era el lider, por lo que sabiamos podria ser cualquiera, Jane, Sulpicia, Felix o estaban lanzado dados. Podria ser cualquier cosa.
Carlisle habia enviado a buscar a aliados como la primera vez, quizas Zizi venga tambien. Eso seria diferente.
Me dolía admitir que ni todas las guerras ni las amenazas de los Volturi me dolian mas que estar separada de Seth.
Los ancianos habian determinado que Leah tenía razon y que lo que estaba pasando era por los hijos que Jacob y yo ibamos a tener…que risa. Jacob y yo estabamos menos atraidos que nunca. Pero Leah habia renacido. Saberse apunto de imprintar le había quitado todo rastro de amargura y mal humor. Pero en cambio yo estaba mas irritable que nunca. Todo me molestaba y todo me aburría, la verdad no podia dejar de pensar en Seth, necesitaba tanto tocarlo, probar la miel de sus labios, abrazar su cuerpo tibio con el mío, necesitaba esa calidez para sobrevivir el miedo. Pero los ancianos habian prohibido que nos vieramos a solas…por si las moscas.
Asi que nos tocaba solo mirarnos de lejos, y el nunca podia visitarme ya, estando solos. Aquella noche que pasó en mi cuarto era la primera y la unica vez que lo había hecho.
Para colmo de males Leah estaba insoportable. Me hablaba con respeto y afecto. Me trataba de ayudar en todo momento y sacaba tiempo para estar conmigo aunque fuera un rato. Sin sarcasmos, sin burlas. Era una locura total.
La primera vez que me dijo que “estaba muy hermosa”. Todos en la casa incluyendo Seth y Jacob la miraron como si se hubiera tragado una serpiente. Solo tío Emmet se divertia de lo lindo, con el transplante de personalidad de mi futura, nuera…ugh!
Seth y yo nos comunicabamos por mini-mensajes en el cellular o en la computadora por correo. El estaba tan desesperado como yo. Pero queriamos darle a Leah la oportunidad de que ella misma se diera cuenta de que estaba errada.
Jacob…bueno el no estaba feliz con el arreglo tampoco. El había tratado de hacerla entender pero solo logró que ella lo comenzara a llamar Señor Black como si fuera un anciano. Quizas una manera de guardar distancia. De todas maneras todos nos estabamos volviendo locos en el peor momento.
Nos preparabamos para la guerra, lo sabia todo el mundo. Pero mis padres habian considerado prudente resolver lo de la imprintación primero.
Ahora que estaba “decidido”, los Quilletes iban a venir en la noche. Nos ibamos a reunir con ellos para discutir algo en el patio de la casa. No sabia lo que era pero no me gustaba para nada. Bella me abrazaba cada cinco minutos. Carlisle me miraba con cara de tristeza, y tía Rosalie y Abuela Esme ni siquiera me hablaban salian de cualquier habitacion en la que yo entraba. Dandome un rapido vistazo con velocidad vampirica, y notaba que estaban tristes. Jasper era el mas calmado y se la pasaba ma ndando oleadas de tranquilidad a todos. Eso nunca era buena señal. Edward, mi propio padre me evitaba, no se por que, a lo mejor tenia miedo, como si no quisiera acostumbrarse a verme en caso de que no sobrevivieramos.
Alice era la que se comportaba mas extraña de todos, al parecer sus visiones eran menos solidas. Cambiba la expresion cada segundo: enojo, miedo, esperanza…Ojala que nos dijera que no va a pasar nada.
Pude sentir el olor de Seth y los demas, mis padres me tomaron de ambas manos y fuimos al patio. Habian puesto unas luces artificiales y unas comodas sillas. Pude ver que invitaron a los ancianos tambien. Ellos se sentaron, mientras los mas jovenes seguian de pie. Mis padres me soltaron para tomar una posicion frente a ellos mientras esperabamos a los demas Cullen.
Seth estaba tan apuesto, con una camisa blanca y el pelo humedo. Me volvia loca la distancia. Jacob se las arregló para acercarse a Leah, pude notar que ella sintió su calor y la vi sonreir quedamente, respiró profundamente se dió la vuelta, mirando a Jacob a los ojos tomó su mano. Jacob sonrió y pude ver su rostro tornarse mas colorado. Ella sin decir nada lo guió…hasta donde yo estaba. Y uniendo nuestras manos me sonrió, quitando un mechon de cabello que me caia en el rostro y luego se unió a su hermano. Tomandolo tambien de la mano.
Jacob solo bajó la cabeza, y yo le aprete la mano, para darle fuerzas pero tambien intentaba imaginar que era la mano de Seth. Yo no podia quitar mi vista de el, ni el tampoco dejaba mi rostro, mire mi mano y luego lo mire. El parecio entender y me sonrió. Seguro tomar la mano de su hermana no era nada parecido a la mia, pero por lo menos en nuestras mentes estabamos tomados de la mano tambien, juntos en espiritu.
En eso llegarón Carlisle y Esme tomados de la mano Alice, Jasper, Rosalie y Emmet. Mi tia Rosalie y la abuela estaban demasiado tristes. ¿Que era lo que iba a pasar?
Se unieron a mis padres y Edward tomó la palabra.
—Sin ustedes mi familia no hubiera sobrevivido, su gesto de compasión y amistad es la unica razon por la cual tuvimos una familia que pudo rescatarnos de Volterra, ni toda la eternidad nos daria el tiempo suficiente para agradecerles todo lo que han hecho por nosotros y por Reneesme…—
Sam y los demas miraban a mi padre satisfechos de la labor bien hecha. Seth estaba serio por alguna razón quizas imaginaba lo que venia?..
—…Pero ahora tenemos que pedirles algo que…no tenemos derecho de hacer, pero es la única que tenemos para salvarlos…—Dijo mi madre bajando la cabeza.
—¿De que hablan?—Dijo Leah, sin poder evitar notar la tension y tristeza de mi madre y los demas vampiros.
Carlisle continuó.
—Mis amigos…mis hermanos y hermanas. Me temo que deben irse, todos deben irse de Forks para nunca mas volver, los Quillete, los Makah… y veremos que inventamos para los demas habitantes del pueblo.
Sam empezó a temblar, su cara tornandose roja, sus manos en solidos puños. Nunca lo habia visto mas molesto, los demas Quilletes tambien empezaron a perder la expresion afable que tenian para cambiarla por una de rabia, puro enojo animal.
—No puedo creerlo, despues de todo lo que hicimos nos quieren expulsar de nuestra tierra…¿por que?
—Creenos Sam —Dijo Edward, soltando a mi madre y acercandose cuidadosamente, ella me tomo de un brazo, mas fuerte de lo de costumbre como si no quisiera soltarme nunca.—No los estamos expulsando, es una evacuación. Los Volturi vienen para aca, la guerra vampira se aproxima.
Sam se calmó, miro a mi padre incredulamente y se puso a reir, los demas Quilletes tambien estaban mirandonos con enigmaticas sonrisas, luego se miraban entre ellos como compartiendo alguna broma personal.
—Tus Volturi ya hicieron eso una vez —dijo Paul—y nosotros los vimos salir corriendo. Son mas palomas que vampiros. No tenemos miedo de pelear.
Edward no se inmutó.
—No es ni parecido a lo que pasó antes Sam, los Volturi estan preparados, se han preparado por años. El plan B era eliminarnos y se han dado a la tarea no solo de tratar de reclutar la mayor cantidad de nomadas, tambien han entrenado para acabarnos.
—¿Y eso que? ¿No pueden mandar a buscar a sus aliados tambien? Ellos seguro nos ayudarian como hicieron hace años—Dijo Sam, todavia confundido. Carlisle decidió continuar.
—Esta vez es diferente Sam, Los Volturi tienen un plan a largo plazo, que necesita acabar con nosotros, de una vez y por todas. Bella, Edward, Alice no eran codiciados por Aro solo por tener habilidades, sino por las habilidades especificas. Veran, los vampiros pueden ser muy pacientes, el sueño de Aro desde hace muchos milenios es que los vampiros sean los dueños y señores del mundo, teniendo a los humanos como animales de ganado.
—¡Que horror!—No pude evitar gritar, era imposible imaginar que Aro fuera tan siniestro, al parecer en el avion mi padre le habia dicho a los demas los detalles a una velocidad que mis oidos medio vampiros no podian entender. Edward siguió explicando.
—Es igual a como cuando reinaban en la epoca antigua, pero… a gran escala. Los mismos humanos escogian sus victimas y se las ofrecian para ganar su misericordia. Las cosas cambiaron, con los humanos desarrollando tecnologias belicas y expandiendose en todos los rincones de la tierra a un punto que fue mejor mantener la discreción que ellos tanto protegen. Pero con los poderes de proteccion de Bella, la lectura de mentes de Edward y la prediccion de las consecuencias de las decisiones de Alice. Aro estaba listo para iniciar su campaña y empezar una era de terror en la tierra.
Los Quilletes estaban mudos, fijos, clavados al cesped como arboles de navidad. Jasper tomó la palabra, quizas para dar el golpe final a esta historia de horror que iba a empezar dentro de poco.
—Caius… le teme a las armas humanas. La segunda guerra mundial se la pasó aterrado, esperando una de esas bombas cayera en la ciudad y acabara con ellos. El mismo vio como las armas de los humanos se volvieron tan rapidas que en un momento una de las bombas mato a uno de los vampiros que el creo, en un instante. Los hombres habian descubierto el poder del atomo y las armas nucleares. Eso sin contar las balas incendiarias mas rapidas que el sonido y con la capacidad de quemar a un vampiro sin que este oiga mas que un suspiro antes del impacto. El temor de Caius y la ambicion de Aro es lo que los motiva. No se detendran hasta que los humanos vuelvan a la epoca de las cavernas, destruiran su tecnologia, sus gobiernos, su modo de vida, para ser de nuevo los predadores perfectos en la tierra.
Los Quillete seguian en silencio, las caras como cera al calentarse, borrando sus facciones uno por uno. Las imagenes de la humanidad destruida poco a poco se iban formando en su mente.
Vi como Claire luchaba contra las lagrimas, Emily la consolaba pero la vi tambien verter gotas de llanto, y no fue hasta un instante despues que note las mias mojando mis mejillas, el shock del futuro había llegado primero a mi cuerpo, entrando en mi cerebro preparandome para las perdidas que ibamos a tener no tan solo de mi familia vampira y loba sino tambien de la humana, en el mayor sentido de la palabra. Nuestras ciudades, nuestro arte, nuestra tecnología. Todo iba a desaparacer bajo la mirada sangrienta de los vampiros. Y mi padre tenia razón, cualquier otro vampiro tomaria esta noticia con buen agrado, pocos eramos los que realmente amabamos a los humanos y queriamos protegerlos, los vegetarianos eramos una “gran” minoria. Estabamos perdidos.
Por fin, Sam pronunció unas palabras.
—Pero si lo que dicen es cierto debemos luchar, acabar con los Volturi. Es el destino de la humanidad el que nos jugamos ahora.
—¡No! ¡Deben irse!— Interrumpió Bella— los sacaremos del pais, los llevamors a un lugar seguro en donde su tribu estara alejada de la pelea y tienen que llevarse a….—un nudo en la garganta de mi madre la dejo sin voz y luego me miró, ya sabia que iba a decir.
—Tienen que llevarse a Reneesme.
Senti como si un trozo de hielo me cayera en el estomago, esto era lo que me habian ocultado. Por eso me abrazaban y besaban tanto, porque estos iban a ser los ultimos momentos que ibamos a pasar juntos, y luego era un adios para siempre.

Proximamente Sol Naciente. Segundo Libro del Fan Fic de Reneesme ya crecida.


En Septiembre continúo con el fan fic de Reneesme ya crecida, con la continuación de Ocaso: Sol Naciente. Aquí sabremos por que los Cullen estan tan asustados de los planes de Aro, con quien se quedará Reneesme con Jacob o con Seth? Y Leah su imprintado serán el hijo de Reneesme y Jacob o hay alguien mas para ella? Cual sera el destino de los Cullen y los Volturi.

Aquí el prologo.

Mi sangre hibrida escapaba de mi cuerpo. Morir, nunca habia pensado en eso, menos morir por una persona amada. Pero Aro tenia un as bajo la manga, que ni siquiera Alice pudo ver.
Seth y Jacob compartian mi dolor y mi partida. Leah estaba en shock. Pero era la desesperación de mis padres la que mas me dolia. Sus caras estaban pegadas a la mía, Bella no sabia que hacer. Mi padre trataba de parar la hemorragia con sus frias manos, mientras el dolor se apoderaba de él, tratando de pensar como salvarme. Mirandome a mi a Jacob, a Leah y a Seth.
—Por favor no dejen que mi muerte los mate a ustedes tambien.—Les dije a mis lobos, ambos gemian incontrolablemente.
Me quedaban pocos segundos. No sabia si iba al cielo o al infierno, pero donde fuera no queria ir al otro mundo sin un ultimo beso, y una ultima oración.
Tomé su mano morena, y le dije en voz baja: se feliz.
Y al final torné toda mi atencion al hombre que yo amaba. Y con las pocas fuerzas que me quedaban, me acerque para besarlo, exhalando mi ultimo suspiro dentro de de sus labios.

Para aquellos que llegaron tarde. Aqui esta el Primer libro Ocaso. Listo para descargar y completo. Disfruten

OCASO. Fan Fic completo para descargar


Bueno ese fue mi fan fic Ocaso espero que les haya gustado, en el proximo y ultimo fan fic de la continuacion de Crepusculo despues de que Reneesme ya creció, se enteraran de lo demas. Si Leah tiene razon con lo de Reneesme, que es lo que trama Aro y por que Edward y Bella estan tan preocupados. Que haran los Quilletes y Nahuel seguirá siendo aliado de los Cullen…Todo esto y mucho mas.
Pero por ahora aqui les dejo todo el fan fic en formato PDF, para que lo lean.
Disfrutenlo Ana Bastow- Ocaso Y no olviden comentar!

OCASO. Vigesimo Septimo, y último, capítulo

MUJER
En el avion nos tocó sentarnos en pareja, pero Seth se sento al lado de Leah y Jacob conmigo. Me dolia que Seth no se me acercara y pense que el habia decidido seguir con el plan original de abandonarme para darle lugar a Jacob que fuera feliz. El agujero en mi pecho empezaba a reabrirse, tenia que salir de dudas.
—¿Jacob que pasó? ¿Que decidió Seth?
—Seth no decidió nada, Leah lo hizo.
—¿Leah?— La miré y ella me saludó agitando la mano, con una sonrisa de anuncio de pasta dental, que no era para nada tipica de ella.—No entiendo.
Jacob suspiró largo y profundo, cerró los ojos, apretandoselos con la punta de los dedos.
—Leah tiene una teoria de lo que pasó con Seth y contigo y por supuesto conmigo y ella.
—¿Teoria?
—Segun sus calculos, la razon por la cual estamos tan confundidos es porque tu vas a tener gemelos: una niña y un niño…
—¿QUE?!
—Segun ella todo es lo mismo que con Bella. Tu vas a tener la imprintada de Seth y el imprintado de ella. Por eso estamos enredados en estos confusos sentimientos, Seth cree que esta imprintado de ti, pero es tu material genético lo que lo atrae y es lo que pasa con Leah tambien.
—Oh sea que Leah cree que voy a ser su suegra, por eso me ve con esa cara de alegria…que ya esta empezando a asustarme. —Y ahi estaba Leah todavia mirando, con una cara de felicidad que no le veia desde…bueno nunca. Pero Seth se veia triste.
—¿Eso es lo que Seth ,piensa tambien?
—No creo, yo estuve en su cabeza y lo que siente por ti es mas parecido a lo que siente Sam por Emily que lo que sea que pueda sentir yo por ti.
—¿Pero Leah lo vio tambien, no es asi?
—Leah ve lo que quiere ver, ella no quiere pensar en la idea de que la imprintacion pueda ser superada.
—…Y no la culpo, despues de haber sufrido tanto…—Y era verdad si Sam fue capaz de dejarla, no creo que ella, ni por un segundo imagine que Jacob pueda hacer por ella lo que Sam no pudo. —¿Y tu? ¿Que crees?
Jacob se acercó a mi, tanto que por un momento pense que me iba besar, lo cual no me parecia agradable a estas alturas, pero solo se me acercó al oido.
—Yo amo a Leah…de verdad. Con todo el corazon. Pero ella nunca me va a dar la oportunidad, para ella, un imprintado imaginario es mejor que arriesgarse conmigo.—Puso la cabeza sobre mi hombro y pude sentir su dolor.
Miré hacia donde estaba Seth. Leah por fin se habia dormido pero Seth no, me miraba con ojos cristalizados. ¿Que iba a ser de nosotros ahora? Jacob parecia estar mas triste por lo de Leah que por mi.
—¿Y que vamos a hacer?—Le dije a Jacob.
—Hablar con los ancianos, ellos confirmaran si creen que Leah tiene razon o no.
—¿Y que debo hacer yo… con respecto a Seth? —Le dije bajando la cara, probablemente ruborizada de verguenza. No sabia que iba a hacer si Jacob me prohibia seguir viendolo.
—Reneesme la razon por la que me di cuenta de que no te amo y que amo a Leah es el hecho que no siento celos de ti y de Seth pero ya sea el largirucho o mi imaginario “hijo” no soporto la idea de que Leah este con nadie mas. Lo que tú y Seth hagan realmente no cambia nada entre nosotros. Si me estas pidiendo permiso no tienes, por que. Eres mi imprintada y solo tienes que ser feliz. Es lo unico que cuenta para mi.
No podia creerlo.
—Gracias por entender Jacob—Le dije y le di un beso en la mejilla.
—Pero no lastimes a Leah, ella esta muy ilusionada con su teoria, asi que por favor espera a que hablemos con los ancianos a ver que ellos opinan, se que Seth tambien desea protegerla.
—Lo se, y no te preocupes. Yo tampoco quiero ver a Leah lastimada. Ojala que los ancianos le digan algo que la haga sentir mejor.
Me levanté como si fuera a ir al baño del avion, le hice una seña a Seth para que me siguiera. Jacob se quedó mirando a Leah dormir, totalmente hipnotizado por su placido rostro, vi como le subio la manta para que estuviera mas tibia y retiro un mechon de cabello de su morena frente, Leah se movio un poco y en sus sueños crei haber visto una sonrisa.
Seth me alcanzó en el pasillo. Y yo lo besé rapidamente y él sonrió. No nos dijimos nada, no hacia falta. Por lo pronto tendriamos que ser cuidadosos hasta que los ancianos hablaran con Leah.
Bella y Edward estaban observando con cuidado, vi a mis padres sonreir, al parecer aprobaban a Seth mas de lo que habian hecho con Jacob. No sabia hasta que punto, pero era un consuelo saber que ellos me entendian. Ahora que me sentia una mujer, ver a mis padres tan enamorados me llenaba de orgullo y esperanza. Yo tambien podria tener algo asi con Seth y para siempre.
Los ancianos seguro nos diran que debemos hacer y todo se arreglará, los cuatro tendremos nuestro final feliz…Ahi mi padre frunció el entreceño. Habia olvidado las palabras de Nahuel combatientes…plan. Nuestros problemas no habia terminado.
Nos bajamos en la terminal, el proceso fue rapido, por el poco equipaje. Mis padres y yo nos sentamos en la parte de atras de la van, Jacob conducia y Seth se sentó al otro lado, dejando a Leah en el medio, vi a Jacob agradecerle con la mirada. Leah se ruborizó y se puso a mirar al lado opuesto. Aunque lo negara seguia sintiendo por su futuro “suegro” algo mas que una simple atracción.
Nosotros nos sentamos detras. Edward me abrazó de nuevo.
—Estoy muy orgulloso de ti Reneesme, fuiste muy valiente al tratar de ir a Volterra, si no se hubieras convencido a la familia el plan de Aro hubiero salido como el queria, era solo cuestion de…tiempo antes de que algun Volturi se cruzara con mi aroma y supiera donde estaba. De verdad Reneesme eres toda una mujer ahora.
Mi madre me abrazo por detras dandome un beso en la frente, coronando las palabras de aliento de mi padre. Los demas Cullen me miraban orgullosos tambien, yo estaba tan feliz que me puse a llorar.
Mis padres me abrazaron de nuevo, pero pude sentir una frialdad en su toque, un alejamiento, algo iba a pasar y no me habian dicho, el plan de Aro iba mas alla de solo capturar a los Cullen.
Cuando llegamos a la casa, los Quillete nos recibieron con los brazos abiertos, Seth los habia llamado desde el avion y explicado que Bella y Edward estaban vivos. Emily abrazó a Bella de inmediato y todos los de la manada rodearon a Edward dandole palmadas y haciendo el grito Quillete de bienvenida que hacian para cualquiera de sus hermanos. Nuestra alianza estaba mas fuerte que nunca, ojala que lo de Seth no cause dificultades.
—No se como agradecerles lo que han hecho por nuestra familia, yo pude ver todo…en sus mentes. Y no saben cuanto se los abradecemos, la eternidad no nos bastara para darles las gracias. —Dijo Edward mientras abrazaba a mi madre. Bella tambien le susurro algo a mi padre y este meneo la cabeza.
Entramos a la casa de los abuelos, Jacob se despidió primero. Edward lo entretuvo un momento.
—Jacob necesitamos tener una reunion con todos: Los Quilletes y los Makah. Podrias arreglarlo cuando hablen con ellos acerca de lo de la impritacion? —Mi padre era siempre muy amable pero pude sentir un tono preocupado, debajo de su calma.
—Claro Edward.
—Tan pronto como sea posible for favor.—Le dijo apretandole el hombro. Vi como se dirigió hacia Seth y lo escoltó a traves de la puerta susurrandole algo. Pense que mi padre estaba de acuerdo con Seth pero al parecer debio haber leido algo indebido en su cabeza que no me dejo despedirlo. Creo que no me creen tan madura como yo quisiera.
Mi madre me miro enternecida, acariciandome el pelo.
—Eres una hermosa mujer Reneesme.—Y me abrazó. Nos fuimos a nuestra cabaña y me prepare para dormir, dandome un largo baño caliente, me puse una bata de algodon y me encontre a mis padres sentados en mi cama, cuchicheando sonrientes, al parecer recordaban algo.
—Que pasa? Que hacen aqui?—Mi padre se levantó y beso mi frente con la sonrisa torcida que mi madre amaba, me deseo buenas noches. Y se fue.
Bella se levantó, puso sus manos en su cintura y me dijo.
—Reneesme esta es la ultima vez que entramos a tu habitacion sin tu permiso. Ni siquiera para verte dormir. Creo que estas grande para tener cierta privacidad. Y sonriendo como si estuviera ocultando algo. Me dio un beso en la frente tambien y me abrazo.—Buenas noches querida.
Y sin mas palabras desapareció.
—Wow puedo dormir sola, cuanta confianza. Me dije a mi misma en voz alta, pensando que mis padres iban a volver a tratarme como una niña despues de todo. Nada hay cosas peores, ellos estan aqui y es lo mas importante. De repente un ruido en la ventana me asustó. Pense en llamar a mis padres pero descarte la idea, “La primera vez que te dejamos sola y un ave hace que hagas toda una alharaca” asi nunca me iban a tomar en serio.
Me acerqué con cuidado a la ventana, cuando pudo sentir que era un animal o una persona subiendo por mi ventana. Afortunadamente lo hizo lo suficientemente rapido para que yo lo viera antes de gritar. Mi corazón se aceleró.
—Seth—Le dije y me arroje a sus brazos. Lo bese con toda la fuerza de mi hambre por su piel. Teniamos casi un dia que no nos tocabamos, era doloroso. El parecio sentir lo mismo, cuando me estrechó en sus brazos como no lo habia hecho antes.
—Que haces aqui mi amor? —Le dije entre besos— Edward nos va a sorprender en cualquier momento—Ahi lo bese mas fuerte aprovechando los segundos que debiamos tener antes que mi chapado-a-la-muy-antigua padre lo hechara por la misma ventana que entró.
—Estoy fue de hecho “sugerencia” de Edward.
—¡¿QUE?!—Me detuve en seco.
—Bueno el solo me dijo que cuando estaba saliendo con Bella el solia pasarse las noches con ella en su cuarto para que pudiera dormir bien. Y que creia que tu tambien podias necesitar ayuda extra para dormir…enfasis en dormir, claro. —Me dijo el con una sonrisa picara.
—Asi que era eso…— Dije. Sabia que mis padres hacian esto para que fuera feliz, pero eso significaba que lo que sea que Aro tramaba debia ser peor de lo que me habian dicho. Seth interrumpió el hilo de mi pensamiento tomandome de la mano.
—¿Estas bien?
—Sabes que Edward y Bella nunca permitirian esto si, tuvieramos tiempo para estar juntos.
—Si lo se, pero esa noche no quiero pensar en eso. Ni en la imprintacion, solo por esta noche pensemos que el mundo esta bien y que solo nos espera amor….solo por esta noche?
Me dijo suplicante y yo no podia resister sus ojos morenos, nunca iba poder decirle que no a ese rostro y el tenia razon. Tendremos tiempo para preocuparnos despues.
—Solo por esta noche—Repetí y recostandonos en la cama, seguimos besandonos y durmiendo. Mis padres estaban vivos y Seth estaba conmigo. Lo que sea que viniera lo ibamos a superar porque nos amabamos.
Y antes de caer en el sueño mas dulce, senti sus labios tibios en mi garganta.

Proximamente la continuación: SOL NACIENTE

OCASO. Vigésimo Sexto Capítulo

LOS FUGITIVOS
Salimos hace uno de los corredores, siguiendo a Nahuel y Bella. Mi padre usaba su mente como un radar y con casi inperceptibles siseos guiaba a Nahuel cada vez que sentia que alguna mente Volturi estaba cerca. Dimos vueltas hacia la izquierda a la derecha, tuvimos que volver atras unas cuantas veces y detenernos en algunos huecos para dejar pasar algunos de los guardias.
Heidi se atravesó en un momento con su sinuosa figura, moviendose como una supermodelo. Pero al parecer estaba con prisa y ni siquiera nos miro bien. Para estos momentos pense que el olor nos podria descubrir, pero el olor de los Volturi estaba en todas partes en el laberinto a menos que se concentraran no lo hubieran notado.
Lamentablemete, la puerta del ascensor estaba vigilada por un alto Volturi imagino que Santiago o Felix, pero no habia otra alternativa, asi que seguimos caminando hacia la puerta de hierro.
Bella ni siquiera lo miró, imagino que era parte del comportamiento como Liz. Yo segui con la cabeza baja igual que mi padre. Ella apreto el boton. Y se hizo a un lado para dejarnos pasar.
—¿Van de caceria?
Preguntó el Volturi, sin quererlo me tensé. ¿¡Nos habia descubierto.?!
—¿De que hablas? Sabes bien que nos alimentamos bien anoche. Vamos a encargarnos del padre de la iglesia donde Edward estaba. Ordenes de Aro.—Dijo mi madre despectiva y arrogante.
—No sabia de esas ordenes.—Dijo el guardia. Pense que ibamos a tener que inmovilizarlo, pero vi a mama acercarse al guardia con esa sonrisa ironica que habia copiado de Aro cuando no nos recordaba.
—Claro que no lo sabias. Lamento decirte que Aro me considera mas importante que tú, con mi poderoso escudo—Dijo tocandose la frente— ¿Crees que eres lo suficientemente importante para el maestro?—Se rió y le dio una palmadita en el hombro, por lo que pude ver esto lo afecto. Seguramente recordaba a algun otro miembro de la guardia que hubiera sido desplazado por una nueva adquisicion de Aro. Quizas el mismo habia dicho estas palabras a alguien mas.
Bella sin mas miramientos, nos indico con una inclinacion ligera de cabeza que nos movieramos. Entramos con las cabezas bajas. Ella se dio le vuelta y le soplo un beso al guardia, Quizas para distraerlo de nuestras caras.
Deje escapar un gran suspiro, casi estabamos afuera, la puerta se abrió y de repente Jane estaba frente a nosotros. Nos miró y trato de inmediato atacar a Edward, pero mi madre nos habia cubierto con su escudo por instinto.
Edward la lanzo por el aire y mi madre abofeteo a Alec mientras, Nahuel tomaba mi mano y se adelanto hacia la puerta, sabia que nosotros eramos mas lentos asi que lo mas lógico era ir primero.
La secretaria humana intentó, alcanzar un boton debajo del escritorio, pero yo la detuve y la lanze lejos de este. Destruí el boton con mis manos y salimos corriendo por el porton.
Nos internamos en la noche de Volterra, los inmensos e interminables callejones. Nahuel estaba al frente mis padres podian correr mas aprisa pero me imagino que nos estaban cubriendo las espaldas.
—Bella—Grito mi padre—Carga a Reneesme, yo cargaré a Nahuel, el me puede guiar hacia Hulien con su pensamiento.
Como de rayo senti la mano de mi madre tomandome por los hombros, mis pies dejando el suelo. Me dio la vuelta y yo me aferre a su espalda.
Pude ver a Nahuel en la espalda de Edward. Comenzaron a saltar por entre el techo de los edificios. Al parecer no habia nadie era muy tarde. Los Volturi nos podrian seguir sin temor a descubrirse, si es que eso les importa a estas alturas.
Por fin llegamos a las afueras de la ciudad, si la memoria no me fallaba estabamos a pocos kilometros de la propiedad de Carlisle. Nos bajamos de las espaldas de mis padres.
En cuanto Huliem viniera podiamos ir a buscar a los Cullen. Mi Seth y mi Jacob deben de estar sufriendo a estas alturas.
Todo pasó en un segundo. Oi un golpe sordo, vi a mi padre en el suelo, una figura gigantesca estaba sobre su espalda. Pense que era el verdadero Dimitri. Casi al mismo tiempo, una figura obscura, pasó por delante de Bella, lanzandola a la pared, con la cara enterrada entre las piedras unas frias manos me tomaron por la garganta y vi como Nahuel estaba siendo levantado por los aires por Esme.
—¿Donde esta Reneesme?! —Gritó. Era Emmet pude ver a Rosalie agarrando el cuello de Bella.
—Sueltalo tio es Edward—Dije con un hilo de voz, mi laringe presionada apenas podia emitir sonido, que bueno que querian interrogarnos primero.
—¿Edward?— pude ir a todos decir al mismo tiempo. La persona que tenia sus manos en mi garganta era Carlisle.
—Suelta a Bella, Rosalie. —Repeti al ver que todavia la cara de mi madre estaba incrustada en la pared.
—¡¿BELLA?!
Nos soltaron de inmediato, todos tenian la boca abierta. Carlisle y Esme se acercaron a Edward que solo sonreia, le tocaron los hombros. Carlisle solo dijo:
—Mi hijo…
—Eres tu de verdad, ¿como es esto posible?—Le dijo Esme sollozando, sin poder contenerse abrazo a mi padre, Carlisle hizo lo mismo.
Rosalie todavia sostenia a Bella por el cuello mirandola, estudiando sus facciones.
—¿Me puedes soltar Rosalie? —Le dijo Bella con una sonrisa calida. Ella la soltó y tambien la abrazo. Se agruparon en el centro, abrazandose todos. La escena era conmovedora, me senti las lagrimas caer, una sensacion calida de paz que tenia meses que no sentia. Estaba a salvo, mi familia estaba completa por fin.
Mire a Nahuel y el tambien observaba la escena con una linea en los labios, sus ojos cristalizados, se veia triste.
Vi como una vampiro de piel morena se acercaba a nosotros. Seguro que era Hulien.
—¿Donde esta Alice? —Preguntó mi padre.
—Ella se quedo con Jasper…—Dijo Carlisle y me miro.—Seth y Jacob estan muy mal. Sufriendo por Reneesme. Jasper se esta encargando de mantenerlos lo mas tranquilos que puedan.
—Tenemos que irnos.
—Si puedo escuchar las mentes de los Volturi, ellos van a tratar de atraparnos a como de lugar. Carlisle lo que tienen planeado… no sabes, es horrible.
No conversamos mas. Yo me trepe en la espalda de Edward y Nahuel a la de Hulien. Siguiendo a Carlisle desaparecimos entre la ciudad.
Vi como nos ibamos en la direccion opuesta y supuse que trataban de despistarlos para ganar tiempo. Dimitri seguro no podia localizarnos con Bella protegiendonos. Me sentia tan mal, la ausencia de Seth y Jacob me pesaba tambien, con el nerviosismo no lo habia notado. Pero ahora era como un nudo en mi garganta.
Al fin vi la casa erguirse rapidamente en el horizonte. Pude ver a Seth, Jacob y Leah en nuestra dirección. Y una sonriente Alice con Jasper a su lado tocando su hombro. Claro ella ya lo sabia.
Pude sentir el alivio de mi padre en su respiración, tambien vi a Seth y Jacob relajarse, Leah suspiro tambien.
Cuando mi padre me bajó al suelo, Alice brinco sobre Edward y Bella y los lanzó al suelo de la emocion. Jasper solo miraba disfrutando el momento.
Las cosas iban a estar bien. Me acerque a mis lobos, mi padre y mi madre probablemente querrian unos minutos para hablar con la familia por primera vez en semanas. No sabia como estaban las cosas, pero Seth y Jacob no estaban heridos, asi que no habia pelea. La cosa mas rara del mundo sucedió.
—Reneesme que bueno que estas bien estaba tan preocupada.— Me dijo Leah abrazandome con una calidez y una fuerza que casi me deja sin aliento. ¡¿Leah preocupada!? ¡¿Por mi?! Debe ser por lo de su hermano.
Miré a Seth y Jacob pero ambos se veian tristes. Antes de que pudiera preguntar…
—¡Debemos irnos!…Los Volturi se acercan! —Dijo mi padre.
Rapidamente tomamos lo poco que habiamos traido, Carlisle hizo una llamada a la familia que cuidaba la casa, diciendoles que no volvieran y que les iba a enviar una fortuna por sus servicios. No llamamos al taxi para no exponer mas humanos. Hulien sabia como llegar lo mas rapido posible al aereopuerto y todas las seguimos, mi madre me cargó a mi, Edward cargo a Seth,Emmet a Jacob y Rosalie a Leah. Y corriendo como Guepardos nos internamos en la vieja cuidad como vampiros en los cuentos de terror, asegurandonos que ningun humano nos viera. De acuerdo con Edward los Volturi nunca harian nada que pusiera en peligro su anonimidad en Volterra.
Al llegar al aeropuerto, Nahuel y Hulien se despidieron.
—No se vayan, vengan con nosotros Los Volturi los perseguiran.—Dijo Edward muy preocupado, los ojos fijos en Nahuel, seguro que el de verdad sentia afecto por este hombre con cara de chico que tanto nos habia ayudado.
—Sabemos como salir de aqui y volver a America nadando, ademas no tenemos papeles para viajar.—Dijo Hulien muy estoica, creo que no queria tener mas que ver con nosotros, seguro todo lo que hizo lo hizo por su sobrino.
—Nahuel, tu sabes bien lo que Aro planea, debemos estar unidos ahora mas que nunca.
—Lo se Edward, pero ahora es mejor que nos dividamos, nosotros los alcanzaremos cuando podamos. Nos veremos en Forks.
Mi padre asintio con la cabeza pudo ver que Nahuel no mentía imagino, se acerco a Carlisle y le susurro algo en el oido. Carlisle sacó su billetera y escribio algo en una de sus tarjetas doradas antes de pasarsela a Nahuel.
—Pueden usar esta tarjeta para lo que necesiten, pagar o comprar para llegar a Forks, la clave esta escrita en el plastico. Tendran suficiente dinero para papeles y autos. Tambien les di nuestra cellular de emergencias. Si necesitan algo, si los Volturi se acercan por favor, no duden en llamar.
Pense que Nahuel se iba a negar, pero tomo la tarjeta muy naturalmente y se la entrega a Hulien que la puso en su brasiere tambien.
—Edward yo tambien tengo que comunicar las noticias a algunos de los vampiros que he conocido, necesitaremos de la mayor cantidad de combatientes, no creo que la mayoria de los vampiros aprueben el plan de Aro.
—¿Que plan?—Dijo Jasper, mi padre les indico silencio con la cabeza, nos iba a tener que explicar despues.
—Gracias Nahuel, en Forks entonces?—le dijo dandole el brazo.
—¿En Forks? —Le respondio Nahuel. Hulien se despidio con la cabeza y entro en la noche, Nahuel lo seguia. La verdad esperaba volver a verlos a ambos.
Edward Bella y yo entramos rapido a una tienda del aeropuerto mientras Carlisle y los demas hacian preparativos, nos compramos ropa casual y dejamos las capas tiradas en la basura. Nada que nos recordara lo pasado en Volterra.
Mi padre y mi madre mas cariñosos que nunca de la mano se abrazaban en la fila, y luego me abrazaban a mi y a mis tios, las gente nos miraba raro, y en otro momento me hubiera dado verguenza, pero ahora no. Estabamos juntos despues de tanto tiempo.
Leah siguio mirandome y sonriendo con estrellas en los ojos y Seth mantenia su distancia hacia mi, Jacob me tomaba la mano pero no era un gesto natural, lo sentia tenso. ¿Me pregunto que habrá pasado en mi ausencia?

OCASO. Vigésimo Quinto Capitulo

ALIADO
—Perdon mi amor, mil veces perdon, ¿Como pude…? Dios la eternidad me será corta para pedirles perdon.
—No pienses en eso Bella, estas bien y me recordaste, lo demas no tiene importancia. —Bella lo abrazó mas fuerte. Uso su saliva para tratar cerrar las heridas que le habia causado
Me revisó para ver como estaba.
—¿Mi niña que te hice?
—No es nada mama, estaré bien….
Me pidió perdon mil veces, gimiendo.
—Mamá. Yo crei que estabas muerta…—Sabia que no era el momento mis lagrimas seguian cayendo sin cesar. Bella me miró con compasion y me abrazó de nuevo.
—Estoy aqui Reneesme, estoy aqui. —Tenía que serenarme, ahora lo vital era salir que aqui de una pieza.
—¿Como escaparemos, madre?
—Estoy pensando. No se como. Todas las salidas estan vigiladas. Y Aro nunca me deja salir sola, siempre me acompañaba Nahuel.
—¿Por que?
—Creo que el sabía que lo que me habian hecho no era cien por ciento seguro y querian asegurarse que no recordara algo en la calle y volviera donde ustedes. Solo salia de la ciudad para….—ahi gimio.— La cacería…yo bebí sangre humana.
—Bella—Le dijo mi padre—No pienses en eso ahora. No eras tu misma, no tienes que sentirte asi. —Le tomó la mano y se la besó. Mi madre beso sus manos y luego me miró.
—Reneesme. —Bella extendió su brazo—Muestrame lo que recuerdas. ¿Como llegaron aquí?
La toqué y le mostré los pasillos todo lo que recordaba haber visto.
—Creo que puedo encontrar una salida que no esten usando los Volturi ahora. Pero debemos hacerlo antes de que Aro me vea o Nahuel sospeche. Aro lee mi mente cada veinticuatro horas para asegurarse que no he recordado nada. Dentro de unas tres horas el sabra que lo recuerdo todo y estaremos perdidos.
—No, si yo los saco de aqui antes.
Mi madre se levantó al instante cubriendo con su cuerpo a mi y a mi padre.
—¡Nahuel! ¿Tu…? ¿Desde cuando has estado ahi?
—Hace un rato. Estaba al acecho en caso de que mi plan no funcionara y fueras de verdad capaz de matar a Edward. No lo creia posible pero era mejor precaver que lamentar.
—¿Pero tu estas del lado de Aro…y de Joham? —Le dije todavia recordando su comportamiento. Edward me interrumpió, se toco la frente con el dedo indice.
—No Reneesme. Nahuel solo le hizo creer a Aro que lo ayudaría. El no permitiria que su padre destruyera a alguien como Bella…como hizo con su Pire.
—Por eso trate de ocuparme de que Bella no hiciera nada de lo que se fuera arrepentir. Asegurandome que se alimentara solo de criminales. Estaba ganando tiempo para ver como podia hacerla despertar, pero era imposible.
—¿Nuestras conversaciones…?—Dijo Bella casi en un susurro. Nahuel asintió. Levanté una ceja y la miré, queria saber de lo que estaban hablando.
—Nahuel pasaba casi todo el tiempo que podia conmigo, aqui en Volterra, preguntandome acerca de… mis recuerdos…—Miro a Nahuel con agradecimiento.
—Esperaba que mis hermanas hubieran dejado huecos, cosas que no tuvieran sentido. Parecia funcionar un poco. Pero cuando supe que Edward estaba aqui, me imaginaba que eso te haría despertar por completo…—Su expression cambió a profunda pena. Miró a Edward.—Disculpa que se tardó mas de lo que creia pero, no tenia muchas opciones.
Mi padre lo miró tambien muy agradecido.
—Entiendo, no tienes por que disculparte. Hiciste lo que pudiste y estoy en deuda contigo para siempre por haber… protegido a Bella.
La palabra deuda me recordó algo.
—Oye Nahuel, te agradezco lo que hiciste por mi madre pero si esperas que yo….—Comenzé, pero Nahuel levanto la mano, con una sonrisa torcida muy parecida a la de Edward.
—Lamento decepcionarte pero tu madre es la unica razón por la que estoy haciendo esto. Hago por ella…—Nahuel desvio la mirada en ese momento. Un dolor antiguo le cruzaba por el rostro—… lo que no pude hacer por la mia…Pero basta de charla. Tenemos que irnos. Aro no nos dejaria salir con vida sabiendo lo que sabemos.
Nahuel miro a Edward y su rostro se congeló, miró a mi madre con el ceño fruncido, ella solo bajó la cabeza.
—¿Que sucede? ¿Que saben?
—No hay tiempo de explicar Reneesme. Cuando salgamos de aqui.
Nahuel nos pidió que lo esperaramos. Cerro la verja, lo cual me preocupó, pero Edward me dijo que Nahuel realmente queria ayudarnos, el habia estado leyendo su mente y el decia la verdad, el recordaba muy bien el cadaver de su madre destrozado por su nacimiento. El seria incapaz de apoyar a su padre por el resto de la eternidad. No tuve tiempo de contestar cuando el se apareció, cargando ropa negra.
—Vistanse y cubranse la cara lo, mejor que puedan. Yo vigilaré la puerta.
Eran ropas de Volturi con las capas correspondientes. Edward y yo nos vestimos y nos pusimos las capas.
—Tu no Bella, deben verte la cara. El plan es decirles que vamos a cazar. Edward tiene mas o menos la estatura de Dimitri y Reneesme la de Jane. Si lo hacemos bien los guardias no confirmaran si son ustedes. En las afueras de la ciudad nos encontraremos con mi tia Hulien.
—¿Hulien esta aquí?—Preguntó Bella—¿Desde cuando?
—Nunca se ha separado de mi, le hicimos creer a mi…a Joham que nos habiamos peleado por su causa. Pero cada vez que salia solo a cazar, me encontraba con ella para tenerla al tanto. Ella ha tomado este tiempo para explorar los pasadizos debajo de la ciudad que nos sacaran de Volterra. Los Volturi no sospechan que los conocemos asi que estoy casi seguro que funcionará.
Dijo el apretando que los puños. Era arriesgado. ¿Sabia Nahuel cuando fue la ultima vez que ellos habian cazado? ¿Y si los Volturi detectaban el olor de Hulien? Dimitri nos podria localizar casi de inmediato. Pero no quedaba tiempo, Aro estaba por venir y si tocaba a mi madre nunca saldriamos de esta prision…con vida. Habia que intentarlo.
—Mi bolso…quizas podamos reparar el cellular.
Antes de que me acercara Nahuel se habia apoderado de lo quedaba de mis cosas y la lanzó a la hoguera, que todavia ardia con una pequeña llama.
—Reneesme los Volturi no llevan nada consigo, si ellos ven algun bulto sospechoso el plan se acaba. Se que querras entrar en contacto con tu familia y tus…lobos.—Me dijo riendo ligeramente.—Pero por ahora debemos escapar. Ya esta anocheciendo ellos nos podrian seguir,debemos escapar de Volterra los mas pronto posible.
—!¿Ha pasado un día completo?! Dios tenemos que irnos, Seth…Jacob, deben estar sufriendo y la familia! Deben estar buscandonos por toda la ciudad.
Arrojé el resto de mis pertenencias en el fuego y puse el anillo de compromiso en mi brassiere. Nahuel mi miró con curiosidad.
—Aprendes rapido….Vamos.
Edward estaba sumamente herido, pero saco fuerzas de no se donde para enderezarse. Abrazó a mi madre, y le dio un beso de esos que me hubieran hecho sonrojar antes, pero ahora todo se valía. Cuando terminó me abrazaron entre los dos.
—Saldremos de esto…No se preocupen.—Dijo Edward muy seguro. Se cubrió la cabeza y Bella se encargó de acomodar mi capucha. Sentí el cariño de mi madre de nuevo, habia olvidado lo mucho que la extrañaba y ahora estaba aqui conmigo. Tuve que controlarme para no empezar a llorar otra vez.
—Ya saben la cabeza baja, no se atrevan a alzar la vista y muevanse al mismo tiempo. Deben lucir imponentes y distantes como los Volturi. Bella acuerdate de como era Liz, fria calculadora y llena de odio. Te ves muy suave ahora, todos lo van a notar.
Mi madre cerró los ojos para concentrarse y logro poner una expresion casi identica a la mascara que usaba cuando no nos recordaba. Eso me ayudo a bajar el rostro no podia mirarla luciendo de esta manera.
Nos acercamos a la puerta. Nahuel nos miró de nuevo.
—¿Listos?
Edward me apreto la mano antes de seguir a Bella y Nahuel.

OCASO. Vigésimo Cuarto Capitulo


Para este capitulo muy especial me parece apropiada la canción Let me sign. Cantada por Rob. Disfrutenla aqui!

MEMORIA
Nunca me había detenido a pensar en no tener a mi familia, perder a mis padres Edward y Bella, a mis tias Alice y Rosalie, mis tios Jasper y Emmet y mis dulces abuelos: Carlisle, Esme y Charlie, hasta Sue que nunca le gustó que la llamara abuela.
Me hubiera gustado conocer a Renee y a Phil tambien, y decirle adios a Seth, Leah y a Jacob de una mejor manera, pero todo sucedio tan pronto.
Ella con los ojos inyectados en la sangre de todas sus humanas victimas, no iba a matarte, aunque hubiera querido que lo hiciera, lo que Aro tenia preparado para nosotros seguro era peor que la muerte.
La vampira me miró con ojos de odio, no podia imaginar que hace poco tiempo atras era la persona que más me habia amado.
Se acercó hacia mi y me dió una bofetada que me nubló los sentidos y antes de desmayarme solo pude ver algunos de los cabellos bronze de mi padre entre sus dedos.
¡Por los cielos! ¡¿Que le había hecho a Edward?!
Me desperté supongo que unas horas despues, la boca me sangraba todavía al parecer la herida era mas profunda de lo que pensaba. Vi una figura pálida en el suelo, casi desnuda, con los pantalones hechos jirones.
—!Papá! , ¡Papá! ¿Como estas? ¿Que te hizo mamá?
Mi padre se dio la vuelta. Dios estaba hecho casi polvo, vi su cabello revuelto y sus extremidades torcidas en formas inhumanas. Me di cuenta que estaba libre yo tambien y fui auxiliarlo. Mis lagrimas caian, no podia parar de llorar. Le enderezé la pierna lastimada. Gracias a Dios que era lo suficientemente fuerte y sabia mucho de anatomia.
—¿Como te sientes papi?— El me sonrió, casi sin fuerzas.
—Hacia mucho que no me decias papi. —Y tocó mis mejillas para secar mis lagrimas.
—¿Te duele mucho? Le dije mientras colocaba sus dedos torcidos en la posicion que debian estar.
—Estoy bien Reneesme, mejor que bien. Sabes que nunca voy a estar mal ahora que se que Bella esta viva.
—Si lo se.
A pesar del dolor y los golpes yo entendia, mi madre con vida nos daba esperanza.
—¿Pero como la vamos a recuperar?
—Nunca la perdimos del todo Reneesme. Creo que Aro se confió mucho de su nuevo cientifico y subestimó los poderes de Bella.
—No entiendo, mira como te tiene.— Su cuello estaba en una posicion que hubiera matado a un humano al instante, se lo enderece.
—Quizas no lo hayas notada, pero yo conozco a tu madre, ella todavia siente esa atracción por mi que nos unió desde hace casi diez años.
—Pero ella te odia.
—Lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia. Tu deberías saberlo con lo de Seth y Jacob.
Al parecer mi padre habia tenido tiempo para leerme la mente.
—Si …pero eso no nos sirve, si ella te mata por accidente.
—¿Por que crees que Aro no la deja estar sola con nosotros? El puede sentir nuestro lazo. Marcus seguro le advirtió. Aun cuando ella sienta tanta rabia la he visto, no esta luchando con todo, duda, se contiene y si te fijas no me ha hecho ningun daño permanente. Conversé con ella y creo que la estoy haciendo dudar, un poco de tiempo mas y estoy seguro que la puedo convencer de que le han mentido acerca de nuestra relación…
Se detuvo un momento, se sento usando la pared para apoyar su espalda, frunciendo el seño.
—¿Que pasa?
—Me dijo algo que me confundió. Nahuel la esta ayudando a…visitarme. Le dijo que el se encargaria de avisarle si Aro o la guardia Volturi venian. Segun lo que le saque el ha sido muy amable con ella, desde que llegó.
—No me extraña seguro quiere ganarse a su futura suegra…—La palabra me hacia revolver el estomago.
—Puede ser, pero hacer eso por encima de la cabeza de Aro…me parece extraño debe tener sus propios planes. Ademas hay otra cosa. Nahuel la ayuda a cazar. Y Bella para nuestra paz mental, no esta tomando victimas humanas a la ligera. Asecha y sigue a criminales personas que estan a punto de matar a alguien.
Era un alivio saber que Bella no estaba totalmente perdida. Habia desarrollado la misma conciencia que mi padre hacia tantos años. Matar a un humano era horrible pero matar a uno inocente…no habia palabras para expresar lo espantoso de la idea. Pero por que Nahuel…
—¿Eso si me parece extraño? Crees que Nahuel tenga algo de conciencia?
—Puede ser, pero tenemos que salvar a tu madre primero antes de nada. Estoy seguro que con un poco mas de contacto, ella podria recordar algo. Solo un pequeño recuerdo seria suficiente para que ella atara los cabos. Y se como lograrlo.
Yo no estaba tan confiada. Nuestra Bella nunca se hubiera atrevido a lastimar a Edward asi. ¿Y si se equivocaba? No podia ni imaginar perder a mi padre luego de haberlo recuperado.
—¿Tienes algún plan?
Edward me miró inseguro, lo que sea que iba a sugerir no me iba a gustar.
—Si tengo uno, pero tienes que tener confianza en mi y en nuestro amor, el de Bella y mío. Se levantó para terminar de acomodar sus articulaciones rotas y torcidas.
—¿Que vas a hacer papá?
—¿Recuerdas la nana de tu madre?
—Claro.
—Ayudame a cantarla.
Empezamos a tararearla bajito primero para asegurarnos que estabamos en sincronia luego, lo mas alto que pudimos. Debia ser para atraer su atención. Donde sea que estuviera ella tenía que conocer esta cancion, ella tenía que venir, aunque sea para callarnos.
No habia pasado una hora cuando la oimos venir.
—¡CALLENSE!! Odio esa melodía. ¿Que crees que estan haciendo?!
Abrió nuestra reja. Y entró ni siquiera se molestó en cerrarla de nuevo. ¿Quizas podiamos escapar? Pero yo no me imaginaba irme sin Bella, aunque hubiera que arrastrarla.
—Bella…—Empezó mi padre, mi madre a velocidad vampirica le se le acercó pateando la pierna recien reparada por mí.
—!Mi nombre es Liz! —Sin hacer caso del dolor, mi padre le contestó.
—Liz es una derivación de Elizabeth, tu nombre es Bella. ¿Sabes quien era Elizabeth?— Bella pareció confundida, se detuvo observandolo, buscando en su memoria.
—Elizabeth era mi madre humana. ¿Crees que te hubieras puesto el nombre de mi madre si realmente me odiaras?—Se acercó despacio, midiendo la distancia entre ambos.
—En el fondo tu me amas y me conoces y sabes que algo no esta bien, puedes sentirlo, una perdida en tu cerebro algo que no encaja bien.
Bella por un momento miró confundida a mi padre, luego a mi. Edward aprovecho para tocarle el rostro, un toque ligero con la punta de su dedo en su pomulo izquierdo. La vi estremecerse. Bajó la cabeza y se tocó la frente. Pense que esta la podia cambiar.
Pero al levantarla tenia de nuevo la sonrisa maligna que habia aprendido a temer.
—Aro me advirtió que esto pasaría….Es una lastima, quería divertirme mas. —Le dio una patada que lo lanzó al otro lado de la mazmorra. Vi que de un bolsillo de su tunica sacó un encendedor, habia un poco de madera en la esquina y con mucho cuidado los encendió.
—¿Mamá no hagas esto?…Aro te lo prohibió— Me abalancé sobre Edward para protegerlo.
—Aro tambien me dijo que no estaba seguro que mi poder podria protegerme de tus mentiras y que si en algún momento, llegara a sentir que me estabas convenciendo. Estaba en libertad de acabar contigo.
Me pegó una patada en el vientre, que me lanzó lejos de mi padre y me dejó sin aliento.
—Asi que debo decir…¿gracias?
Se rió ironicamente. Edward se levantó a velocidad vampira para asistirme, rapidamente me revisó.
—¿Estas bien, querida?
—¡Detras de tí!!
Bella le enterró un tacón en la espalda. Intentó golpearlo de nuevo pero mi padre le esquivó.
—Recuerda Bella, despues de la clase de biologia te lleve a enfermería por que la sangre te afectaba y te desmayaste, por eso te hice subir a mi coche, estaba preocupado.
Un gancho a la derecha, esquivado.
—Y en nuestro prado recuerda cuando me dijiste que no te importaba que fuera un vampiro…Yo no te obligue a convertirte tu lo decidiste, por eso pasó tanto tiempo desde que nos conocimos hasta que nos casamos.
Le tiró una patada, esta vez si lo alcanzó y lo lanzó al suelo donde lo siguió golpeando.
—Recuerda…cuando me dijiste que me amabas la primera vez que pasé la noche en tu casa y yo te dije: Eres mi vida ahora.
Eso pareció enfurecerla mas, siguió pateandolo y lo estrelló una y otra vez contra las paredes. Pensé en intentar apagar el fuego, apenas podia moverme, el golpe me habia dejado sin aliento y no tenia casi fuerzas poco a poco empece a arrastrarme hasta el, pero no parecia que iba a llegar a tiempo.
Mi padre estaba peor que la ultima vez, caido y desmoronandose. La rabia de mi madre le daba mas fuerza y mi padre se rehusaba a defenderse.
—Recuerda…. nuestro… amor.— Lo tiró de nuevo al suelo y brincó sobre el.
—Recuerda…me. —Lo tomó esta vez por el cuello, y lo alzo en el aire con su puño rodeando su garganta. Ya no tenía fuerzas para pelear. Se acercaba a la hoguera lista para lanzarlo al fuego. Su mirada, maléfica, su sonrisa divertida.
—Recuerda….esto…. —Y con las ultimas fuerzas que le quedaban se aferró al cuello de mi madre y puso sus labios en los de ella. Bella se paralizó, sus ojos entornados se abrieron como platos. Pero sus labios respondieron a los de mi padre por unos segundos…
Lo dejó caer al suelo, los ojos en blanco, la boca abierta, una estatua de asombro.
—¿Edward?! —Le dijo al fin—Edward esposo mio, mi alma gemela, ¿Que te hecho?—Miró hacia donde estaba yo—Dios Reneesme, mi bebe, que les hice a ambos. Por Dios, Oh Dios.
Podía ver como volvia a mi madre a habitar el cuerpo de la vampira, como los recuerdos llegaban en estampida, completando los agujeros de su memoria.
Gimiendo, abrazó a mi padre y extendio su brazo para que me acercara, podia sentir el calor de mi madre dentro de su pecho, otra vez.
Edward estaba feliz, si hubiera podido llorar sus ojos se hubieran llenado de lagrimas, pero no hacia falta porque yo estaba llorando lo suficiente por los tres.
Bella habia vuelto, era una Cullen de nuevo.

OCASO. Vigésimo Tercer Capitulo

VAMPIROS DUPLICADOS
—Papá. ¿Como estas?
—Estaré bien Nessie, solo es una pierna cercenada, solo necesito volver a pegarla.
—¿Te duele?
—Un poco pero eso no importa. Lo hiciste bien, querida ahora sabemos que Joham está aqui. El debío haber encontrado una manera de penetrar el escudo de tu madre y borrar…editar sus recuerdos.
La idea de que alguien fuera lo suficientemente fuerte para traspasar el escudo de Bella era aterradora. ¿Como lo habian hecho?
Estuvimos horas asi, gracias a Dios habido bebido suficiente sangre antes de venir, pero mi padre se veia debil y hambriento.
Sentímos unos pasos. Mi padre y yo nos miramos, quien quiera que fuera debiamos seguir el plan.
—¿Como estan mis importantes invitados? ¿Espero que comodos?
Aro entró, con un vampiro que no conocía cabello obscuro, me recordaba a Nahuel. ¿Joham? y su mujer Sulpicia.
El vampiro se acercó hasta mi. Me miraba con… ¿deseo? Era repugnante. Me tocó el rostro como habia hecho Bella.
—Mmm, si que eres un bello ejemplar. Mi hijo estará complacido.
—¿Nahuel? —La palabra me salió sin querer.
—Tiene buena memoria tambien. Podremos arreglar eso.—Dijo poniendo su dedo indice en mi frente. Miró a Aro y este sonrió, pero no era una sonrisa franca. Lo que sea que estaba haciendo con Joham lo hacía por necesidad; el no le agradaba.
—Oh amigo Johan sabes que tus hijas son muy buenas para eso. Pero antes de que juguemos con su cerebro dejame ver en su memoria.
Aro se acercó con la gracia de un bailarin, era dificil de creer que su mirada tan dulce y alegre escondiera tanta maldad. Me tocó la mano, no sentí nada pero ya conocia su don, le tomo segundos ver en todos mis recuerdos. Y soltó una carcajada de lo mas ironica.
—Pequeña Reneesme con dos lobos imprintados, eres una chica muy mala. ¿Estas seguro que tu hijo todavia la querrá?
—Lo prometiste Aro.
Era la voz de un hombre joven que acababa de entrar, reconocí a Nahuel de inmediato.
Edward observaba la escena incrédulo.
—¿Como pudiste traicionarnos con tu padre Nahuel despues de lo que el te hizo?
Nahuel no se inmutó, se dio la vuelta para mirarme y se acercó, estaba oliendo mi pelo, era asqueroso. Y aun mirandome le dijo:
—Todos tienen un precio Edward. He estado solo casi dos siglos y como soy un hibrido no tengo muchas… opciones. Cuando Joham me prometió que si lo ayudaba me daría a Reneesme no me pude negar. Lo siento mucho pero mi madre ha estado muerta hace tanto tiempo, que no vale la pena que le guarde luto a su recuerdo.
Sus ojos seguian clavados en mi, pero por alguna razón no sentia miedo, podia ver la gran soledad que le embargaba.
—Nunca te amaré ¿Lo sabes?
—Una vez que te arranquemos esos recuerdos que tienes, no quedara nada que te ate a nadie mas que a mí. Y nuestros hijos te ataran para siempre.
—¿Hijos?! —Dije con horror.—¿Que clase de locura es esta?
Joham parecia querer tener el placer de explicarme.
—Bueno Reneesme, he estado creando mitad vampiros por un tiempo, y mi hijo es el unico varon de la familia, por obvias razones sus hermanas no son candidatas para probar mi teoria.
—¿Teoria?
—Veras querida, mi teoria es que de la union de dos mitad vampiros puede surgir un vampiro superpoderoso, capaz de hacerse pasar por humano aun bajo la luz del sol. Como tu y Nahuel pero con toda la fuerza vampirica y quizas una que otra habilidad extra, pero sin debilidades. Admito que es una oportunidad de cincuenta por ciento, pero una vez que te sometamos al mismo tratamiento que hicimos con tu madre, no dudo que podamos tratar, cuantas veces haga falta.
—Te equivocas, Reneesme esta tan congelada en el tiempo como un vampiro, su cuerpo no puede pasar por un embarazo. —Le dijo Edward crujiendo los dientes.
—Admito que hay cierto riesgo pero mi teoria es que solo un feto vampirico tendria la suficiente fuerza para acomodarse en el vientre de una hibrido, claro tambien hay un cincuenta por ciento que la madre no sobreviva pero, ya sabes lo que dicen no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos. —Me dijo tocandome el pelo riendose. Estaba disfrutando esto. Pero Nahuel no. ¿Quizas ya me tenía afecto? Aún asi no me podía confiar.
Edward me miro significativamente, como si quisiera decirme algo.
—Aunque se te hizo facil con Bella. No creo que puedas con Reneesme.
—¿Facil? Que poca estima le tienes a los poderes de tu esposa. —Exclamó Sulpicia un tanto divertida. Era verdad sonaba condescendiente. Algo tramaba, decidi seguirle la corriente.
—Yo soy mas fuerte que mi madre, no me dejare tan facil.
—Que arrogante eres. Esto no fue nada facil. Cuando mi amado Aro me contó todo lo que habia pasado esta consternado.
Aro intervino.
—Oh si lo recuerdo bien. El amor de los Cullen pero sobre todo el amor de Edward y Bella era demasiado fuerte, no ibamos a poder convencerlos y si tratabamos de matarlos…nos dimos a la tarea de encontrar primero a Joham y ver que podia ofrecernos—Miro a Joham con gracia haciendo un movimiento con la cabeza. —Y oh sorpresa las hermanas tenian un don muy peculiar. Entre las tres podian borrar la memoria de cualquier humano o vampiro. Claro que en el caso de Bella teniamos otro problema. ¿Como entrar? Bueno no habia muchas posibilidades. Pero aqui mi querida esposa tuvo una idea mejor.
Sulpicia se acercó a Aro dandole su mano y este la beso.
—Le dije a Aro que el amor de Edward y Bella era nuestra mejor arma. Yo sabia que Alice no iba a estar tomando en cuenta mis decisiones, solo la de los “lideres” —Hizo una seña de comillas en el aire, a lo mejor las esposas tenian mas poder dentro del Clan de lo que suponiamos— Usamos los dones de Dimitri para localizar a dos copias. Dos humanos bastante parecidos a Edward y Bella. Nos tomo todos estos años, a Selene la encontramos en una secundaria de Londres justo despues de su graduación y a Michael hace tan solo unos meses en Australia. Los convertimos a ambos. Un honor que tuvo Athenodora. Por que ella es la mas controlada de todos. El parecido era tan asombroso que hasta se enamoraron.
Se rieron todos a la vez mientras a mi se me partia el corazon, pobres inocentes que tenian la mala suerte de lucir como mis padres. Edward rechinando los dientes tuvo que intervenir.
—Entiendo bien. Cuando me lanzaron de espaldas aprovecharon para llevarse a Bella y quemaron a Selene en su lugar. Pero no entiendo como Michael les sirvio de nada.
—Llevarse a Bella fue dificil. Las hibridas de Joham junto con otros miembros de la guardia la trasladaron de inmediato al otro lado de la isla donde Michael esperaba. No la dejamos acercarse a el para que siguiera creyendo que tambien te habiamos capturado. Digamos que tener un encendedor a la mano no le daba demasiadas opciones a Bella. La trajimos a Volterra donde le dimos la opcion de dejarnos entrar o ver a su esposo torturado por Jane mientras otros lo desmembraman. Ya se imaginaran su respuesta.
— ¿Y Michael? — Preguntó mi padre. No pudiendo olvidar su unfortunado gemelo.
—Cuando terminamos con Selene estaba tan deprimido el pobre. La verdad no tenia ningun don especial asi que decidimos que lo mas piadoso era que ambos estuvieran juntos. Se paso la mano derecha por el cuello en un siniestro movimiento de corte.
Aro pareció contento, arrogante, esto nos ayudaria. Dentro de mi corazon solo pensaba en las victimas humanas de Aro cuyo unico pecado era parecerse demasiado a mis padres para su propio bien. Pero algo no encajaba.
—La verdad es que mi esposa es mas laboriosa que yo mismo en estos menesteres. Cuando vi a Bella llegar encadenada de pies y manos, fue el mejor regalo que me hubiera dado.
—Todo fue cuestion de abrir su escudo. Pensabamos borrar sus recuerdos, pero era imposible. Su mente se aferraba a su amor. Por un momento pensé que tendriamos que matar a Bella. Todo un desperdicio.
Mi padre emitió un siseo agudo y yo tambien lo hice. No sabia siquiera que pudiera sisear como los vampiros. Joham le gruñó a Edward, al parecer el era fiel a Aro. Me pregunto cuanto de esa fidelidad era Chelsea manipulandolo.
—Pero Joham no iba a desperdiciar una oportunidad así. Decidimos jugar con ella, buscar los recuerdos mas problematicos, tornar su amor en odio.
Aro se acercó a mi padre levantandole la barbilla. Se veia realmente arrepentido. Aro siempre lucía sincero hasta en la mayor de las hipocresias.
—Quiero aprovechar para pedirte perdon, yo estuve todo el tiempo viviendo los recuerdos de Bella, escogiendo los momentos mas bellos entre ustedes para guiar las manos laboriosas de las hermanas. Una verdadera pena, un amor para la historia. Pero uno tiene que hacer lo que tiene que hacer, ademas que no pensaba separarte de ella en el fondo.
—¿Que quieres decir? No iban a matarme en Isla Esme?
—No claro que no Edward, tu tambien eres especial. Sulpicia sabe que me enojaria mucho con ella si siquiera lo intentara. El plan era hacerte creer que estaba muerta para que tu mismo y los Cullen vinieran a Volterra a vengarla. Hace tanto que no veo a mi viejo amigo Carlisle. Me hace tanta falta. Una vez aqui todo lo que teniamos que hacer era mostrarles a la nueva Bella. ¿Crees que si te hubiera prometido que podrian estar juntos como Volturis te hubieras negado, asi ella no te recordara? Despues de haberla creido muerta. ¿Y Alice? ¿Y Carlisle? ¿Y tu hija?
Yo sabia la respuesta y mi padre tambien Bella era su carta magna. Ni mi padre ni yo nos hubieramos ido sin ella, y ella obviamente no hubiera venido con nosotros, por las buenas. Y ni hablar de pelear pudiendo herirla, Aro nos hubiera tenido a su merced.
—Eres astuto Aro. Pero… ahora todo esta arruinado.
—Si y es una pena. Me extrañó que no hubieras venido. Por un momento pense que te habias arrojado a un volcan o algo así. Sulpicia estaba perdiendo la paciencia B…—Aro se calló en ese momento, miró a Edward con sarcasmo y le dio una palmadita en la cara. Que iba a decir, algo pasaba con mi madre si Sulpicia estaba impaciente.
—Dime entonces Edward ¿Que haremos contigo? Reneesme tiene arreglo, las hermanas pueden trabajar en su mente como en la de Bella. pero tú…—Le tocó la frente con el dedo, se la acarició mejor dicho—Eres un peligro, solo necesitariamos uno de nosotros recordando quien eras , una imagen, un pequeño descuido y tu atarias los cabos. Y sin los demas Cullen aqui…no puedo hacer mi generoso ofrecimiento. Tendremos que pensar muy bien mis decisiones.
Aro se levantó. Nahuel seguía con esa mirada extraña, Joham era el mas tenebroso. Mi padre me dijo que nunca estuvo seguro de que los vampiros tuvieran almas, yo al igual que Bella nunca le crei, pero este si parecia vacio, sin nada dentro de el. Como si todo el mundo fuera solo una simple curiosidad.
—Claro, gracias a Reneesme ahora se que los Cullen y tres lobos estan aqui. Debo ver como podemos usar esto a nuestra ventaja.
Dios el leyó todos mis pensamientos, saben donde esta Carlisle y ni siquiera se que hora es! Podrian estarnos buscando ya. Me pregunto si Carlisle vendrá solo. No seguro Jacob, Seth y Leah vendran. Pero Aro no los necesita, los puede querer destruir ¿Dios que puedo hacer?
—Aro ¿y si prometo unirme a los Volturi, por libre voluntad a cambio de que no lastimes a nadie?
Aro se materializó a velocidad vampirica y puso sus manos en mi rostro como un padre.
— No Reneesme.—Me dijo mi padre. Aro levantó una mano y Sulpicia lo tomo del brazo torciendoselo.
—Basta por favor, lo que el diga no me hara cambiar de opinion.—Le grite para que lo soltaran.
—Tan noble como su madre. Me conmueves querida.
Pero Nahuel se adelantó tocando sus manos y retirandolas de mi rostro.
—¡NO! Ella es mía. Yo he cumplido con mi parte del trato.
Joham se puso a su lado para apoyar a su hijo. Aro me miró consternado.
—Tan buena oferta. Pero lo siento tengo un trato con mis nuevos amigos y no puedo hacer nada. —Suspiró. —Ahora debemos deliberar acerca de Edward.
Aro miró a Edward con verdadera pena. Eso me asustó, realmente hablaba en serio con la idea que acabar con el. Si el me hacía la novia de Nahuel a fuerzas, mi familia podria escoger quedarse en Volterra para tratar de convencerlo. De hecho como afectaria esto a Seth y Jacob. Si ya no los recordara la imprintación podria ser destruida o peor moririan.
—Papá, ¿que hacemos ahora?
Edward estaba desecho, pero se veia contento.
—¿Por que sonries papá? ¿Acaso no lo vez? Te van a matar.
—No Reneesme, todo va a salir bien. Mientras Aro contaba la historia pude notar duda en el y en Sulpicia. Bella no esta totalmente bajo su control por eso no la quieren aqui. Si fuera seguro no les importara que Bella nos visitara.
La conversacion se interrumpió. Bella llego, estaba usando una capa negra como la de los volturi, se veia palida y siniestra. Hacia poco que habia cazado si piel era un poco rosada por la sangre. Me costaba creer que era sangre humana.
—Hola…familia—Dijo sarcasticamente—Vine a ver como estaban.
Se acercó a Edward.
—Estas palido querido. Hace tanto que no comes…—me recordaba a Aro las palabras salian como si fueran una burla.
—Tengo algo que hara parecer el dolor de tu garganta un juego de niños—Y se rió siniestramente. Lo desató de sus cadenas y lo comenzó a arrastrar por los hombros.
—¿A donde lo llevas?
—No te preocupes, Aro me tiene prohibido matarlo. Pero puedo jugar con el un poco. Tengo un pequeño lugar donde llevo a mis victimas. Ahi vamos a jugar un pequeño jueguito: Una de cal por las que van de arena. Me va a pagar todas las veces que me golpeó, me amenazó y me lastimó durante nuestro noviazgo.
Se lo llevo rapido, seguro para que no la vieran con el como esta prohibido. Yo empece a desesperarme no queria no podia dejar a mi padre en manos de Bella como estaba. Me puse a gritar su nombre a todo pulmón y luego de unos minutos apareció. Tenia el pelo revuelto y la ropa desajustada, ya habia empezado lo que sea que se propusiera.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Entra tu direccion de correo electronico para recibir un aviso cada vez que haya algo nuevo que contar.

Únete a otros 898 suscriptores